Read Time:1 Minute, 24 Second

Desde hace algunos días en mi casa es tema de desvelo constante. Es que la emoción de vivir este momento, como uno de los más inolvidables de la etapa escolar, marca la diferencia, y, sobre todo, cuando hoy me toca vivirlo como madre, aunque aún recuerdo mi etapa de pionera.

Fotos de la autora

El uniforme estuvo impecable, velándole el sueño durante toda la noche. Hoy, él no se quedó rezagado queriendo dormir un poco más, sino que abrió sus ojos justo a las seis de la mañana para salir más temprano que de costumbre camino a la escuela. Le esperaba un día anhelado por todos los niños que arriban a su vida escolar: luciría por primera vez su pañoleta azul, para llevarla día a día como atributo.

Ahora lo veo más grande, me parece que fue ayer que lo lleve al grado preescolar, que comenzó a realizar sus primeros trazos, a formar conjuntos, a contar y reconocer las figuras geométricas. Me cuesta reconocer que está creciendo, que ya comienza a formar oraciones cortas, que sabe identificar cuál número es mayor que otro, que ya luce su pañoleta muy orgulloso.

Ya sabe que significa la frase: “Pioneros por el Comunismo, seremos como el Che”, comienza el día con una flor blanca para rendir homenaje a Martí y canta junto a sus compañeros la canción dedicada al Guerrillero Heroico, mientras escucha que un día como hoy murió un hombre que vive eternamente entre los niños cubanos, y que es necesario imitarlo en su forma de actuar y pensar.

Tengo un pionero, mi hijo es Moncadista, y verlo realizado y feliz llevando su pañoleta azul me enorgullece infinitamente.

[ABTM id=2480]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + 1 =