Read Time:3 Minute, 45 Second

Un ángel vestido de blanco da la bienvenida cada mañana a los niños que asisten al círculo infantil “Estrellitas del Futuro” del municipio de Banes.

En su cabello muestra una cofia que le hace diferente, y con la dulzura de su voz le regala un cálido saludo a los pequeños y sus familias acompañado de preguntas que son necesarias para conocer el estado de salud y de ánimo de aquellos que también le demuestran un gran afecto.

Nerys Leyva espera en cada jornada a la entrada de la institución con los brazos abiertos a todos los niños, deseosa de brindarle la mejor de las atenciones, puesto que para esta licenciada en enfermería constituye la mejor de las satisfacciones.

“Desde que el círculo infantil abre sus puertas a las 6 de la mañana permanezco ahí, pendiente de todos los pequeños que llegan al centro. En ese momento realizo una pequeña entrevista a los padres sobre cómo durmió el niño, si tiene buen estado de ánimo, en fin, todo lo que me garantice que está apto para permanecer en el centro”, explicó.

Durante el día, Nerys permanece pendiente de todos los procesos que se llevan a cabo en el círculo infantil, ello le garantiza velar por el estado de salud de los infantes. “Mi permanencia aquí es fundamental, participo en el proceso de elaboración de los alimentos que consumen los niños, y dentro de mis obligaciones está guardar muestras de todo lo que comen para, en caso de existir alguna dificultad relacionada con los alimentos, saber en esencia cuál es el origen de ello”.

Esta profesional de la salud, que desde hace 9 años labora como enfermera en la educación de primera infancia, juega un papel decisivo en el proceso de desarrollo de los niños, y así lo demuestra cuando se vincula en las actividades que se realizan en los salones.

“Desde que los niños ingresan a esta institución, aproximadamente con 1 año de edad, se les explica a los padres que la misma es para niños sanos, de ahí que esto se corrobore con todo el chequeo que se les exige presentar”, explica la enfermera. Además, se realizan chequeos y análisis periódicos a los niños, lo que nos permite velar que estén en perfecto estado de salud”, apuntó.

Durante esta etapa de enfrentamiento a la covid19, los círculos infantiles han continuado prestando servicio a las madres trabajadoras; sin embargo, se intensifican las acciones para evitar el contagio de los niños con la enfermedad.

“La exigencia que tenemos con la salud de los niños siempre ha sido estricta, pero actualmente se multiplica mucho más, pues tenemos la amenaza de esta terrible pandemia, y siempre nos invade el temor de que uno de nuestros niños enferme y se produzca con ello una situación compleja dentro de la institución”, comenta Nerys.

“Esto me obliga a mí, como representante del sector de la salud en el centro, a exigir porque se cumpla todo lo establecido: el uso del nasobuco, tanto por los niños como por los trabajadores; el lavado frecuente de las manos; la desinfección diaria de las superficies y de los juguetes; la separación que debe existir entre los niños en todo momento, así como la suspensión inmediata de los niños y trabajadores que presenten algún síntoma, por pequeño que sea”.

El trabajo de esta abnegada enfermera es reconocido y agradecido por muchos, pues en cada palabra o acción que realiza entrega el amor y cariño suficientes para desempeñarse en tan importante tarea.

“Generalmente recibo palabras de agradecimiento de las familias por cuidar día a día a sus pequeños y estar al tanto de su salud, lo que me hace amar cada vez más mi profesión y estar segura de continuar dando lo mejor de mí”, apuntó.

Para Nerys cada sonrisa de infante es un premio a su labor. El uniforme blanco impecable que luce con orgullo le impregna paz y positivismo, los que transmite a todo el que le rodea.

La seño Nerys, como muchos niños le conocen, es ese ángel que custodia sus días capaz tocar sus corazones con el amor que emana de su personalidad. “Para mí los niños son un tesoro inigualable, ellos te entregan todo espontáneamente, son el reflejo de sus almas”, concluyó Nerys.

Detrás del nasobuco y mostrando una sonrisa diferente, que esta vez se refleja en sus ojos claros, aparece siempre ese ángel guardián acompañado del dulce saludo y el instinto protector, además de la disposición de seguir ahí, cuidando celosamente la salud de todos.

[ABTM id=2480]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 9 =