Read Time:2 Minute, 43 Second

“Yo soy campesino, yo vivía en el campo, lo llevo en mi sangre, tenía convenio con porcino y cuando vine para aquí decidí sembrar esta pequeña parcela, que no es mucho, pero me entretiene y me aporta mucho para el consumo familiar”, así comenta el banense Nelson García, quien reside en la carretera de Veguitas, justo en la entrada del Reparto “Tres de Junio”.

Desde hace algún tiempo aprovecha el espacio donde piensa ampliar su casa para sacar provecho de la tierra. “Ahí tengo sembrado lechugas, tomate, ají pimiento y cebollín y nada de esto tengo que comprarlo porque lo tengo aquí al alcance de mi mano”, comenta. En un ameno diálogo marcado por la sencillez de este productor, prosiguió: “A mí siempre me ha gustado sembrar, pero la idea surge a partir de la convocatoria de los CDR de todo el que pudiera sembrar en su patio algo que ayude a su alimentación lo hiciera. Mi familia también forma parte de este resultado porque yo preparo la tierra y mi esposa la siembra y hasta mis 2 niñas, porque ellas luego me ayudan a recoger los tomates y los ajíes.”

“Las especias no me faltan”, continua explicando Nelson, “y eso que solo son unos pocos canteritos, que si uno tuviera más espacio y más condiciones fuera más, porque con esto uno no se enriquece, pero si satisface las necesidades de la casa, que en estos tiempos vale mucho”. Yo tengo amistades que están sembrando encima de las azoteas en tiestos, en galones picados, cualquier matica que le pueda aportar por poco que sea”.

Con mucho orgullo este productor banense riega sus plantas, que le agradecen el cuidado y atención que les brinda. “Un tomate que recojas en tu patio es dinero que te ahorras al no tener que comprarlo, un producto fresco que lo cultivamos nosotros mismos”, afirmó con seguridad. Nelson reconoce que sembrar la tierra implica mucho sacrificio y por ello se encarga de buscar algunas alternativas para combatir las plagas que afectan la producción. “La tierra hay que prepararla y atenderla como es, y tratar de sembrar los cultivos que sean menos azotados por las plagas, porque ahora hay muchas y a veces no hay con que fumigar. Yo he ido controlando eso con hiervas que también las tengo en la casa, y así busco alternativas”, aseguró.

En medio del complejo panorama epidemiológico a causa de la covid-19, este campesino en cuerpo y alma encuentra la mejor de las distracciones. “Uno siembra por necesidad, pero disfrutas a la vez sembrando, recogiendo y mucho más en este tiempo, que uno debe permanecer en la casa por la covid-19, que mantiene la mente ocupada en otras cosas; no estás sentado pensando en cómo resolver los problemas porque ahí tienes en que emplear tu mente, la distraes y la vez obtienes tus productos”, apuntó.

“El secreto es llevar por dentro el amor a la tierra; gustarte sembrar y producir es lo más importante”, concluyó. A Nelson solo le bastó proponerse la tarea. Hoy disfruta a plenitud el verdor de su pequeña parcela y los frutos que recibe, y por ello se empeña en hacerla rendir al máximo. Muestra de que si el hombre sirve, la tierra sirve.

[ABTM id=2480]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + 15 =