Read Time:2 Minute, 52 Second

Los jóvenes banenses dan la bienvenida a un Congreso que ya arriba a su décima oncena edición, prometiendo marcar la diferencia, matizado con un carácter inclusivo, acogiendo no sólo a aquellos que militan en la Unión de Jóvenes Comunistas, sino a todos los que de una forma u otra pueden aportar desde su sentir para hacer de este sector de la población un grupo comprometido con su tiempo, pero también con su historia, un grupo donde todos se sientan representados y como tal aporten a la construcción de la sociedad.

Las asambleas de balance desarrolladas en el municipio de Banes fueron escenarios donde se examinaron los logros y debatieron sobre los agujeros negros que impiden un avance satisfactorio del trabajo en común. La apatía, enemigo del impulso de las juventudes, fue tratada en varias ocasiones, reconociéndose la necesidad de erradicarla. De igual manera, el señalamiento oportuno de los errores y la eficiencia en suprimirlos, buscando la suma de resultados en lugar de la marginación de los puntos de conflicto, fue evaluada como la estrategia adecuada para la solución de los problemas.

¿Cómo hacer más atractiva la organización para los no militantes? De un trabajo mancomunado con las organizaciones estudiantiles y el acercamiento a las dificultades que afrontan nuestros jóvenes, ofreciendo soluciones creativas y eficientes, parece depender que la Unión de Jóvenes Comunistas cobre una visión más interesante para aquellos que no integran sus filas. Porque de eso también se trata, de lograr que los jóvenes se interesen en formar parte, siempre que prime el deseo de participar activamente, así como valores primordiales, la honestidad y el sentido de la crítica y autocrítica, entre otros, pues ha de cuidarse la calidad de los nuevos ingresos por sobre todas las cosas. No se trata de lograr afiliaciones a toda costa, sino de que aquellos que lo hagan puedan ser realmente útiles y no creen dificultades en el funcionamiento de su comité de base.

Las indisciplinas sociales, su origen y enfrentamiento, fueron temas recurrentes en las asambleas de balance. Especial énfasis se hizo en las motivaciones para cometer tales actos, amparados en muchos casos en las carencias económicas y la compleja situación que vive el pais, llegando a la conclusión unánime de que la crisis existente no puede dar lugar a tales conductas, capaces de echar por tierra la labor de muchos. Enfatizar en los jóvenes que se encuentran laborando en el sector no estatal y brindarles la debida atención, fue valorada como una necesidad imperiosa, al tratarse de un grupo numeroso en el que se pudieran encontrar una fuerza potencial apta para aportar a la organización.

¿Qué se espera de este Congreso? La posibilidad de lograr que la juventud comprometida con su tiempo sea capaz de entregar lo mejor de sí, que pueda trabajar sobre aquello que resquebraja la obra de sus antecesores. Una juventud que sea capaz de admitir sus errores y combatirlos, sin excluir a nadie, con ánimo de reformar, de educar. Una juventud capaz de ver las potencialidades en cada uno de sus compañeros, de prepararse de manera más óptima, de no dejarse derrotar, capaz de avanzar de la mano de los cambios de la sociedad en la que se desarrolla. Esa juventud, para la que su futuro es hoy, como reza el lema de su venidero Congreso.

Los debates que conducen hasta él dan fe de ello. Solo queda demostrar desde Banes que la juventud siempre será continuidad.

[ABTM id=2480]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =