Read Time:2 Minute, 35 Second

Un colectivo de hombres y mujeres consagrados, con diferentes discapacidades, encuentran, además de un empleo en el Taller de Discapacitados del municipio de Banes, un sitio acogedor para compartir con amigos y colegas que en la mayoría de los casos se convierten en miembros de una gran familia.

De sus manos salen sábanas, almohadas, sogas, también confeccionan carátulas, envases de cartón y apoyan con la elaboración del hipocloríto de sodio al 1 por ciento, producto vital para la prevención de enfermedades como el coronavirus Covid-19, que por estos días afecta a varios países del mundo.

Sus producciones variadas, que dependen de la disponibilidad de recursos y materias primas, están destinadas a oficinas, hospitales, instalaciones gastronómicas, entre otras, que reciben producciones con excelente calidad y terminación.

Veneranda Nápoles Suárez, jefa del taller con más de 20 años en la labor, lleva mucho tiempo trabajando con personas con discapacidad física motora, auditiva, visual o mental, y ha aprendido a comprenderlas y valorarlas.

“Nuestro trabajo es bien importante, porque además de aportarle ingresos a nuestros discapacitados es una forma más de integrarlos a la sociedad para que se sientan útiles a ella. Aquí las labores se distribuyen en dependencia de las posibilidades reales de cada uno, para que todos aporten al proceso productivo”, comentó Veneranda mientras se sentaba en una máquina de coser.

“Yo soy la jefa del taller, pero siempre trato de trabajar a la par de ellos, hago lo que haga falta, lo mismo preparo hipocloríto, que corto cartón, que me siento en la máquina para coser, en fin, estoy donde me necesiten, por eso todos son como parte de mi familia”, apuntó.

El Taller de discapacitados de Banes cuenta con 28 trabajadores, los cuales aportan diariamente con sus producciones, razón por la cual fue reconocido como mejor Taller a nivel provincial, fruto del esfuerzo y responsabilidad de todos sus miembros.

“Son muy responsables, llegan puntuales y de inmediato comienzan a trabajar para no perder un segundo, además aquí se les da muy buena atención, reciben merienda, almuerzo y siempre se tiene en cuenta que son discapacitados y que necesitan otras atenciones adicionales”, señaló la jefa de taller. 

La carencia de materiales para trabajar, sin embargo, preocupa, pues dejaría sin contenido a los trabajadores, cuyos bajos salarios se incrementan apenas un poco cuando se logran cumplir los planes de producción y de ventas.

Uno de los elementos más positivos de la existencia de estas unidades, consideró Veneranda, es que contribuye a darle un sentido a la vida de estas personas.

“En ocasiones no tienen quien los cuide, pero aquí encuentran esa compañía, se compenetran y crean una afinidad. Cuando los atiendes y los quieres, nos abrazan como a familiares cercanos. Si tienen problemas en la casa o en el barrio, vamos y nos ocupamos”, comentó.

El reconocimiento social y la inclusión son elementos claves que permiten la permanencia de personas con discapacidades en tareas vitales en el municipio de Banes, de ahí que continúen apostando por la utilidad de su quehacer y encaminen sus metas hacia resultados superiores en cada etapa.

[ABTM id=2480]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − dieciocho =