Read Time:1 Minute, 23 Second

Cuando las luces de la ciudad se hacen presente, se iluminan sutilmente las cornisas, las tejas y las fachadas coloreadas de la urbe que nos abraza. El pueblo que coexiste entre lo colonial y lo moderno, amanece entre pregones y saludos, al tiempo que recibe a la muchedumbre que se cruzan como hormigas rumbo a la faena diaria. Ese es el Banes que, con pasado glorioso de tradiciones e historia, se alza hoy en el presente.

Es un despertar con otras prioridades, con diferentes tareas, donde a la noche no abren los clubes de acuerdo al color de la piel, donde el “El Pueblo” no retrata por secciones lo que transcurre. Es el Banes que asume una realidad distinta, que responde a la reflexión más alta que nos reclama, un llamado a fortalecer raíces y sostener cimientos.  

Son los tiempos en los que El Gigante alza sus pies y crea sombras, las luces de la ciudad se opacan y los balcones anochecen, son los tiempos donde la mañana tiene ruidos extravagantes y el eco ensordece. Son los tiempos donde lo evidente no es camino, el sendero es complejo y con obstáculos.

Con el sudor en la frente, la carrera vence barreras, salta, se esquiva, pero la meta no espera partícula, el premio es para las raíces que se plantan y cierran paso, para los que responden tomados de las manos. 

Las luces de la ciudad a veces parpadean, parecieran apagarse, pero cuando llega la mañana, se calientan las cornisas, las tejas y las fachadas; es entonces cuando Banes continúa buscando pinceladas vibrantes para contrastar las sombras.       

[ABTM id=2327]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × dos =