Read Time:2 Minute, 23 Second

Muchas son las estrategias comunicativas que ha implementado la población banense a lo largo de este corto, pero intenso período, en el que la Covid-19 ha irrumpido en nuestra cotidianidad.

Ahora nos saludamos mediante señas, coincidiendo los codos, o con un beso lanzado que solo se distingue por el movimiento de la mano sobre el nasobuco, todos métodos aplicados para marcar esa distancia necesaria por estos días y que resulta tan incómoda para los cubanos.

Pero una de las maneras más efectivas y directas que han encontrado las personas para transmitir la postura que asumen en esta etapa es la utilización de carteles.

Diversos son los diseños que he observado en la fachada de algunas casas o establecimientos gastronómicos. Algunos refieren un mensaje más directo, pero sensible, como por ejemplo este que encontré por el parque Cárdenas, de esta ciudad y cito: “La puerta de este hogar está abierta para lo que necesite, solo le pido que cuide la salud de mi familia cumpliendo con las medidas para la covid-19”.

Otro anunciaba con claridad y ciertos dotes artísticos: “Por favor, quitarse los zapatos”.

Otro, más extensos y explicativos, dicta: “A partir de hoy mi hogar está en cuarentena, no te enojes, pero no recibiremos visitas hoy, mi prioridad es colaborar para que no se propague el virus y proteger a mi familia. Cuando todo pase nos juntamos y festejamos. Hastage: me quedo en casa y no hago sociales”.

Con menos gentileza y apelando un poco al humor que nos caracteriza, otro dictaba: “Si no tiene nada que hacer en su casa, no venga a molestar a la mía”.

Establecimientos como la panadería El Gallito portan el mensaje: “Hable lo necesario” y la cafetería de Los Montero pide: “Por favor traer su vaso para consumir”.

Sin duda, no faltan iniciativas para expresarnos en todos los tiempos, y me parece una de las mejores maneras de protegernos, de dejar claro nuestra preocupación en estos momentos a aquellos que lamentablemente no perciben la realidad y exponen al resto con visitas inapropiadas o descuidos inaceptables en tiempos de coronavirus.

La opinión gráfica ha sido siempre estrategia para convocar a la reflexión con imágenes o textos que captan la atención por la claridad del mensaje. El cartel y la caricatura que pueden verse mezclados por la asunción de elementos de ambas partes, tienen su historia en Cuba sobre todo a partir del triunfo de la Revolución, siendo en esta etapa crucial una voz para la conciencia política y la crítica social.

Y con estos antecedentes, ¿por qué no aprovecharnos de estos códigos comunicativos como medida para prevenir la Covid-19? Recurra al humor si es su estilo, a la seriedad o a la sensibilidad, pero utilice estas maneras que le facilitarán el aislamiento, disminuirán la necesidad del diálogo y, sin duda, lo mantendrán a salvo en casa.

[ABTM id=2327]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + dos =