Read Time:7 Minute, 2 Second

Las páginas de la historia de nuestro país tiene muchos rostros. Varias son figuras de renombre, personalidades, defensores de la libertad y la soberanía Pero a pesar de que la vida reconoce las acciones y el protagonismo de todos, existen rostros y nombres de los que apenas se conocen y que también merecen ser reconocidos y prevalecer en el tiempo. Ellos igual hicieron historia.

Toribio Méndez Martínez, nacido el 4 de abril de 1919 y a quien más conocían como Tabo Méndez, fue uno de los hijos que el actual consejo popular de Flores vio como dedicó su vida por completo a la lucha por la libertad.

En la actualidad, su hijo Eduardo Méndez Domínguez, honrando la memoria del padre, comparte la historia de un hombre que se entregó por completo a luchar por la soberanía de su tierra.

«Desde su infancia, mi padre se dedicó a luchar contra las injusticias bajo las que diferentes gobiernos tenían al país, como el de Grau, Prío y Batista. Se graduó de mecánica de aviación, estudios que realizó por correspondencia.»

«En la Segunda Guerra Mundial se inscribió para participar en contra de los alemanes, pero al ver que no fue llamado para estas acciones se fue para Cayo Mambí a trabajar como mecánico y chofer en la colonia de los Rodríguez, tirando caña.»

«A finales de esta década, un amigo le dijo que se fuera de la zona pues estaba fichado por la policía por sus acciones en contra del gobierno y regresó a Palmarito de Flores. Una vez en esta zona se incorporó al Partido Ortodoxo. Durante la dictadura de Batista, al producirse el asalto al cuartel Moncada, se crean células clandestinas del Movimiento 26 de Julio, que inicialmente estaba formada por nueve miembros en el territorio de Banes.»

Este pequeño grupo clandestino estuvo constituido por varios hombres, reconocidas personalidades en nuestro municipio.

«Mi papá mencionaba mucho sus nombres. Entre ellos de encontraban Marcos Esperance, Fernando Salomón Gallo, conocido por Fransúa, y Walfrido Guerrero. La forma que utilizaban para comunicarse era con la mitad de una llave como señal. Hace algunos años, cuando se inauguró la Sala de Historia de la cooperativa «26 de Julio», yo doné una copia.»

«En la clandestinidad, mi papá y sus compañeros realizaron sabotajes esparciendo grampas en las carreteras para ponchar los carros de la tiranía. Además, realizaron sabotajes con coctel molotov, unas dinamitas a las que le decían muñequitos.»

«Cuando se produjo el desembarco del yate Granma, esos nueve miembros de la clandestinidad estaban detenidos en el cuartel de Banes. El teniente Domínguez salió de recorrido y dijo que si sonaba un disparo que pusieran fin a sus vidas. En esa momento llega una información errada sobre la muerte de Fidel y entonces estos nueve miembros fueron enviados para sus casas porque supuestamente su jefe había muerto.»

«Mi padre, directamente de la clandestinidad, tuvo que ir para las montañas donde formó parte de la columna 16 Enrique Hart bajo el mando de Carlos Iglesias, más conocido como el Comandante Nicaragua, que operaba todas las zonas montañosas de Sierra Verde hasta Yaguajay, que era donde estaba la comandancia, donde también se incorporaron otro de los nueve hombres.»

«Por ese entonces también se producen las Pascuas Sangrientas, que fue cuando en la zona de Banes asesinan a Regino Guerrero, Walfrido Guerrero, Telmo Esperance y Miguel Salcedo».

Luego de 1959, Tabo Méndez continuó con su labor y participó en diversas acciones.

«Una vez que triunfa la Revolución, mi papá participa al frente de los campesinos de Banes en un acto que se celebró en La Habana. En ese entonces también se comienzan a organizar las Milicias Nacionales Revolucionarias.
Al crearse la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en 1959, en Banes a él se le entrega el primer carnet de esta organización.»

«También estuvo en la organización de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), donde fue dirigente en el barrio de Palmarito de Flores. En los barrios conocidos como El Cernícalo, al inicio de la Revolución, los niños iban a la escuela descalzos. Entonces mi papá, junto a Reina Jimenez y Felipe Corúa, hicieron veladas en la escuela donde se cobraba la entrada y con ese fondo le compraban zapatos e uniformes al rededor de 20 estudiantes».

Las sucesos y hechos ocurridas luego del triunfo revolucionarios también vieron el apoyo de Tabo, quien desempeñó sus acciones tanto fuera como dentro del municipio.

En esta etapa comienzan a producirse sabotajes y alzamientos por parte de los que se oponían al triunfo y se crea el batallón 112 para participar en la conocida Limpia del Escambray y ahí participó Tabo. Regresa días antes del ataque mercenario por Playa Girón, en el cual, de haberse tardado unos días más, también hubiera participado.

«A su regreso, y por sustitución reglamentaria, mi papá regresa como jefe del Batallón 112. A su llegada, el 15 de abril, por la madrugada, ya comenzaban las noticias sobre el bombardeo a los aeropuertos de Santiago de Cuba y San Antonio de los Baños y hubo un grupo de oficiales, entre los que se encontraba Tabo, que no se desmovilizaron y de reincorporaron en las zonas de Retrete y Samá para proteger esa zona al ser de fácil acceso para el enemigo. Esto fue mucho antes del ataque a Boca de Samá.»

«Al producirse la Crisis de Octubre, el batallón se concentró desde la zona de Mulas hasta Morales. Encontrándose en Morales, fue el derribo del avión espía U-2 desde la base de La Anita.»

«Con el paso de los años se reestructura el batallón y queda mi papá como jefe de plana mayor. Posteriormente fue movilizado para La Palma, por la zona de Freyre, a pasar un curso de oficial».

Toribio Méndez nunca dejó su vinculo con labores que contribuyeran al apoyo de su gente.

«Al ser desmovilizado, se designa como jefe de la Defensa Popular, actualmente Defensa Civil, de la región Banes-Antilla.
Tras su jubilación, fue delegado del Poder Local en la zona de Palmarito de Flores, lo que es hoy el Poder Popular, cargo que ocupó alrededor de dos mandatos.»

«Al crearse las zonas de defensa es designado cono jefe de la Brigada de Producción y Defensa de Palmarito, posteriormente se muda para Flores y fue designado como activista militar de la plana mayor en esta zona. Por sus acciones le fueron otorgadas medallas Combatiente de la Clandestinidad, Lucha contra Bandidos, Destacado en la Producción y la Defensa, el aniversario 40 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y por los CDR. Se mantuvo en la zona de defensa vinculado hasta su fallecimiento».

El ejemplo de este hombre no solo se vio reflejado en las la labores sociales, sino además en la formación de sus hijos y su familia.

«Desde pequeños, mi hermana y yo vimos las acciones de nuestro padre. Cuando él estaba alzado, nosotros teníamos que irnos junto a mi mamá para casa de mi abuela porque recibíamos amenazas de que iban a quemar nuestra casa. Todas sus acciones, los hechos que realizó, nosotros lo vimos y nos fuimos formando e inculcando con estos valores.»

«Fuimos creciendo y nos fuimos incorporando a las distintas organizaciones. En mi caso, fui el primer militante estudiante de la región Banes-Antilla. Además, fui miembro del primer buró de la FEEM y también delegado al primer congreso de la esa organización estudiantil.»

«Durante 25 años fui presidente de la sección de la organización de los economistas en el municipio de Antilla, donde participé en tres congresos de esta organización y donde recibí un certificado como Miembro de Honor de la organización de economistas.»

«Desde la fundación de la zona de defensa, por asignación del Comité Militar, atendíamos operaciones en la zona de defensa como activista hasta que desde hace 20 años me encuentro ejerciendo el cargo de presidente de la zona de defensa aquí en Flores.»

«En mi hermana también se evidencia nuestra formación. Ella fue primera secretaria del Partido en el municipio de Antilla, y se desempeñó en distintos cargos como directora de la Operadora de Azúcar, Tecnoazúcar, y actualmente es la directora general de esta empresa».

Los años y el tiempo son testigos de la incansable tarea a la que se dedicó Toribio Méndez Martínez. Como él, son muchos los hombres y mujeres que dedicaron su vida a la defensa de la soberanía de la Patria y de los que apenas se conoce. Hagamos que su ejemplo perdure eternamente.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =