Read Time:2 Minute, 13 Second

La figura siempre impetuosa, ágil, y el perfil tan peculiar, han hecho del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana retrato recurrente para los pintores nacionales y extranjeros.

Tal vez las cuatro obras del ecuatoriano Owaldo Guayasamín sean las más icónicas; de hecho, este fue el único pintor para quien posó Fidel en cuatro ocasiones, unidos por la amistad y la admiración.

Guayasamín visitó la Isla luego del triunfo revolucionario, en 1961. Fue en la noche del 6 de mayo que se concretó el primero de estos retratos, «El Quijote de la Sierra».

Según relató el artista, fue muy difícil pintar el Líder Histórico: “No se está quieto un instante, atiende, llama, sugiere, indica, entra y sale, por lo tanto, hay que tener paciencia y esperar”. Así describió Guayasamín la experiencia que repetiría tres veces más, en 1981, 1986 y la última en 1996, cuando el Comandante cumplió 70 años. Al morir Guayasamín, Fidel declaró que había sido el hombre más noble que hubiera conocido nunca.

Pero en el lienzo de la Isla, Fidel ha sido gran protagonista, la vanguardia cubana ha puesto su sello para inmortalizar al líder.

Servando Cabrera Moreno creó un Fidel en tonos naranjas como el fuego que le caracterizaba, con las pinceladas sueltas y a la vez precisas del vanguardista del siglo XX. Joven y vigoroso luce aquí, como cuando subió a la Sierra o bajó del Granma, y a la vez con una sensualidad en la pose y la mirada que solo este excepcional artista podía reflejar.

Alicia Leal, con su estética mitológica, caricaturizada, se inspiró en la fotografía antológica de Fidel junto a Celia Sánchez Manduley, tomada en 1957 en Oriente; de ahí surgió la obra del 2012. La imagen lo muestra junto a la guerrillera, y un ramo de la flor mariposa, que solía llevar la heroína en su cabello, en lugar de la escopeta de la instantánea original.

Como el mesías de la Revolución fue captado por Erik Olivera en la pintura que pertenece a la exposición colectiva “Guerrillero del tiempo”, homenaje a su 89 cumpleaños. De blanco y mostrando sus manos, con esa gestualidad peculiar que tanto lo distinguió.

Una de las más grandes figuras de la política continental y del mundo también fue ilustrada por el pintor holguinero Cosme Proenza. Con traje de Quijote mitológico, propio de su discurso tan distinguible, el maestro logró captar a un Fidel de epopeya.

Nelson Domínguez, Flora Fong, Ernesto Rancaño, Dausell Valdez, José Luis Fariñas, Roberto Fabelo, todos ellos también construyeron a Fidel en imágenes, a veces o casi siempre idealizada, de mito, como de alguna manera lo vimos y recordamos todos.

(Por Karen Rodríguez Castellanos)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × cuatro =