Read Time:2 Minute, 12 Second

Universidad de Holguín, sede Celia Sánchez Manduley. Foto: Internet.

Escribir sobre el lugar en el que se vivió momentos imborrables de la juventud es difícil porque en cada vocablo recuerdo un detalle y la nostalgia acecha. Es entonces cuando no encuentras las palabras precisas y ese sentimiento único  te embriaga el alma al observar una imagen de aquellas jornadas y reconocer tu rostro veinteañero entre las sonrisas de tus compañeros de aula. 

Es la universidad esa parte indispensable de ti que te acompaña siempre y, aunque pasen los años, deseas regresar, porque cuando se camina por sus pasillos desde el primer día una emoción se adueña del corazón y le permite soñar y estremecerse. 

No imaginas en ese instante mágico cuanto crecerás, no solo en estatura, sino también en cualidades. Cinco años que parecen distantes al inicio, pero después, en un pestañazo, culminan, y es en esos momentos en los que dieras todo porque no se terminaran.

Universidad de Holguín, sede Oscar Lucero Moya. Foto: Internet.

Integras la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), participas en jornadas científicas, festivales y otros eventos en los que se derrocha inteligencia, colores, alegría y algunos hasta sacan a la luz ese artista que tenían escondidos.

De la universidad, etapa maravillosa, te llevas tantos sentimientos encontrados: las noches de insomnio por una salida con los amigos o por estudiar  con exactitud  Teoría de la Comunicación, los nervios en las pruebas parciales y exámenes finales; los seminarios de Diseño Gráfico e Historia del Arte, en los que te convertías en un crítico especializado.

Es también las noches de juegos infantiles, en las que se imitaba personajes literarios y hasta actores de filmes preferidos, las meriendas con platillos inventados y aquellos ingredientes especiales, desconocidos para la cocina cubana y extranjera; esperar hasta la madrugada para felicitar por su cumpleaños a un compañero; viendo un filme, conversando sobre cualquier tema o simplemente arreglando el mundo con consideraciones importantes que solo pueden salir del pensamiento de los jóvenes de hoy.

Cuarta graduación de Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Holguín. Foto: cortesía de la autora.

La universidad no es solo la etapa de la vida en la que la preparación académica te convierte en un profesional, sino también en la que encuentras otras virtudes que ni tu mismo conocías, amigos para siempre que serán tus hermanos de toda la vida, amores con los que tuviste un presente e iniciaste un futuro.

Entonces no puedes encontrar los vocablos precisos en los que puedes encerrar tantas horas de energía, sueños, aspiraciones, felicidad, tristezas y hasta descalabros, porque simplemente tu corazón es también la universidad.

 [ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + catorce =