Read Time:2 Minute, 9 Second

“Haz que se parezca a ti la tempestad”, dice la letra casi profética de una canción del grupo Buena Fe junto a Silvio Rodríguez. Así lo hice en este tiempo difícil. Tuve miedo. Admito que temí por la vida de mis hijas y por la mía propia. Cuando sientes que la muerte puede sentarse en tu regazo y estas en una situación desventajosa y de riesgo, rememoras cada detalle de tu historia personal, todo lo que perdiste, lo que te faltó, la fuerza para hacer, y sobre todo, los sueños por cumplir. Entonces, en medio del dolor y la angustia de la enfermedad, decides que cambiarás todo. Y aunque en ese momento pienses que la tormenta no pierde fuerza, luego que recobras la salud sabes que sí, que tienes que seguir adelante porque aunque la lluvia te ha borrado los senderos, tienes que encontrar la ruta para no estancarte en un gran fanguero.

No hace falta mapas para conocer cómo llegar, los atajos en el camino escabroso de la existencia los abre uno mismo a golpe de voluntad, animándote a contar todo lo importante y dejando atrás el pasado, el dolor y la angustia. Viví un tiempo de pandemia, un período muy duro que quebrantó mi voz y me rompió por dentro, pero la fuerza interior que lleva de la mano al coraje y al amor permitió que armara otra vez cada pieza.

Recomenzar no fue como coser y cantar, al contrario, me dolió en lo profundo, sentí nervios cuando mis hijas volvieron a la escuela, pero la alegría de su infancia y los deseos de aprender cosas nuevas me inundaron. También me estremecí cuando llegué otra vez a la radio,  pues con recelo pensé que quizás no encontraría las palabras para narrar con veracidad e inmediatez los acontecimientos, o que me temblaría la voz al contar a los banenses sus historias y la mía propia.

Mis siete años de experiencia como profesional se tambalearon por un momento. Sin embargo, aquí estoy, otra sobreviviente más de los muchos naufragios de la covid-19. La gratitud hacía quienes me salvaron de hundirme bajo este fuerte temporal es y será eterno. Ahora, cuando todo está en calma, me fortalezco en cada palabra que escribo y pronuncio, encuentro la luz en medio de la oscuridad, valoro todo lo que tengo y trato de hacer realidad cada uno de mis sueños porque hice que se pareciera a mí esta tempestad que me cambió para siempre haciendo crecer en mi familia y en mí el impulso para seguir adelante.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − nueve =