Read Time:2 Minute, 37 Second

Cuando el reloj marcaba exactamente las ocho de la mañana, Juan Carlos y Yusimí recibían la bienvenida al consultorio por parte de la doctora, la enfermera de la familia y la supervisora, pues en brazos traían a su pequeña Sofía, que iba a recibir por primera vez la dosis de la vacuna antipoliomielítica.

“Gracias, seño, por la gotica”, dijo la pequeña Melisa después de recibir su dosis. Las familias banenses se sienten agradecidos por recibir esta vacuna que demuestra que ni el bloqueo ni la covid-19 pueden detener las conquistas de la Revolución, y así lo expresan: “Hoy traje a mi niño Logan para que se vacune porque sé la importancia que tiene esto para su salud ya que esta vacuna evita la poliomielitis”. “Mi hija Tatiana tiene 2 años y le corresponde que la vacunen; el fin de semana la enfermera me citó para hoy y aquí estoy temprano para cumplir porque sé que esto permite el bienestar de mi bebe”. “Nosotros acudimos temprano con los niños porque sabemos el esfuerzo que realiza el país para que podamos tener estas medicinas. Me siento agradecido con la Revolución y ahora pienso en Fidel, pues sin su obra todo esto no fuera posible”.  “La doctora y enfermera nos recibieron con agrado y nos explicaron todo sobre si tenían algún síntoma, como diarrea, fiebre o vómito y cómo debemos esperar 30 minutos para darle los alimentos”, fueron algunas de las impresiones recogidas.

La licenciada en enfermería Elizabeth Marcos Velázquez, sobre sus experiencias en esta campaña, comenta que tiene 28 años de experiencia en el trabajo de la Campaña y “siempre tratamos de hacerlo de la mejor manera y le informamos a los padres de todo los requerimientos después de la vacunación. Este año ha sido diferente, pero hemos implementado todas las medidas y protocolos para enfrentar la pandemia y evitar la aglomeración de los pacientes. Esta es una de las obras de la Revolución y por ello debemos dar nuestro más grande esfuerzo”.

Rosana Concepción Lafitte, jefa del departamento de enfermedades trasmisibles del Centro de Higiene y Epidemiología de este territorio, sobre las estrategias que se desarrollaron en las áreas de salud para no perder dosis y desarrollar con calidad el objetivo de esta vacunación, señaló que “se determinó realizar varios puntos en diferentes cosultorios para que no exista asinamiento entre los pacientes y para que el personal de salud tenga tiempo lavarse correctamente las manos. En los consejos populares de difícil acceso, como Los Canos, Mulas y Retrete, se desarrollaron varias acciones para que las madres no tengan que trasladarse hasta el pueblo”.

Fotos de la autora

Desde 1962 y hasta el pasado año 2020, en nuestro país se han aplicado 856 millones 919 mil 146 dosis de la vacuna antipolio oral, lo que ha garantizado la protección de la población cubana y de muchas familias, como la de Juan Carlos y Yusimí, que se han sentido felices de saber que pequeños como Sofía sean inmunizados contra varias enfermedades que pueden causar la muerte. Es por ello que cada sonrisa de nuestros infantes es el reflejo de que Cuba salva.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 16 =