Read Time:2 Minute, 37 Second

Roilán Almaguer Rosado estudia en la EIDE de Holguín. Fotos: Fernando Almanza Cruz.

Cuando los libros de historia relaten lo ocurrido en tiempos de coronavirus, existirán páginas imborrables de aquellos jóvenes que, a pesar de los encuentros suspendidos, los abrazos a distancia y un aislamiento que llena el alma de nostalgia, no dejaron de soñar.

Y es que la Covid -19 no puede arrebatar los deseos de hacer de quienes no temen redoblar esfuerzos para construir a diario su propia realidad. “En estos momentos, cuando nuestro país y el mundo enfrentan una situación epidemiológica compleja, me encuentro en casa, preparándome para forjar mi futuro.” Así expresa el adolescente Roilán Almaguer Rosado, quien consolida lo aprendido tanto en las clases como en su deporte el fútbol, actividades a las que dedica varias horas en el día en su Banes natal.

“Estudió en la EIDE Pedro Miguel Díaz Coello, en la ciudad de Holguín, pertenezco a la categoría sub15 y curso el noveno grado. Me levanto temprano en las mañanas, realizo varios ejercicios de calentamiento previo, en diferentes tiempos, y luego hago dominio del balón, cobro penaltis a una portería que improvisé en el patio, practico los diferentes saques y algunas jugadas individuales. Luego, cuando comienzan las teleclases, me llevo la pelota hasta la sala y desde allí tomo notas y repaso lo aprendido. Es verdad que es complejo no tener al profesor cerca, pero trato de prestar atención para entender los contenidos. Además de que se extraña el roce con los compañeros de clase, el ambiente del aula, lo que antes era algo normal y hasta un detalle insignificante ahora es importante y se necesita”.  

Bebé, como lo llaman en casa y sus amigos más cercanos, muestra que el cuidado de la familia es imprescindible en estos tiempos de coronavirus. “Cuento con el apoyo de mis padres y mi hermano, sin ellos estos días fueran más duros, ellos me dan aliento siempre, y ahora somos un equipo más unido. Cuando he tenido alguna competencia me han demostrado que son mis fans número 1, tanto con las victorias como en los juegos en que no nos ha ido bien. Sé por mi propia experiencia que para un adolescente estar en la casa todo el día es una prueba de resistencia, pero eso no me detiene, es ahora cuando debemos demostrar lo que somos y queremos ser, cuando debemos ser comprensivos y más disciplinados y tratar de ser útiles para la familia y el hogar”.

Luchar por hacer realidad los sueños torna la vida interesante y permite encontrar su leyenda personal, esa que solo es nuestra y que te permite brillar ante la sociedad. Sobre sus añoranzas, Roilán expresa que “cuando se acabe este tiempo de distanciamiento social, quiero volver a ver a mis amigos, abrazarlos, compartir con mis profesores, tanto los del docente como los entrenadores, y claro que deseo que mi equipo clasifique, y sueño con un día ser de la preselección nacional, por eso sé que ahora, para poder lograr todo esto debo, quedarme en casa y desde aquí hacer goles por la vida.

Por Daniel Ferrás Serrano y Lilian Ferias Pérez

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + doce =