Read Time:2 Minute, 41 Second

La brigada “Jóvenes por la vida” en Banes realiza donaciones de sangre. Fotos de la autora.

Hay muchas personas comunes, banenses de a pie que escriben su propia historia. Ejemplos hay muchos que anónimamente hacen valer el calificativo de humanos cuando aportan desde la fibra más íntima de su ser, su sangre para ayudar a salvar una vida.  Ejemplo de ello son los integrantes de la brigada Jóvenes por la Vida, un grupo de muchachas y muchachos que estuvieron en la llamada Zona Roja en el enfrentamiento a la covid-19, los cuales son protagonistas de tareas de impacto en las diferentes formas productivas y que hoy donan su sangre para ayudar a salvar vidas.

Juan Carlos Suárez Ortiz es uno de ellos y refiere que “esta es mi donación de sangre número 50, y siempre que vengo hasta el Banco de Sangre, lo hago con la convicción de que este gesto desinteresado y altruista es importante, no solo para salud de alguien más que la necesite por una operación, accidente o parto, sino también para la realización de medicamentos que son utilizados para tratar diferentes enfermedades incluso el nuevo coronavirus”.

“Como parte de las acciones que se desarrollan en las Zonas Jóvenes de verano se encuentran las donaciones de sangre, y por eso estoy aquí, convocado por la Unión de Jóvenes Comunistas y porque sé que estoy aportando al sistema de Salud Pública. Es parte del compromiso de la nueva generación con la Revolución y creo que sin un día los mambises y la Generación del Centenario dieron su sangre en el campo de batalla, por qué no dar la mía ahora, este es la mejor forma de demostrar que somos continuidad”, comenta Ricardo Hernández Morales.

La solidaridad es una cualidad que dice tanto de cada uno de nosotros como un libro abierto, porque te muestra tal cual eres, por más zonas de luz o de sombras. Es por ello que cuando alguien extiende el brazo para entregar este líquido vital, que es parte indispensable de su organismo, identidad y existencia para que otros desconocidos, que quizás estén a kilómetros, comparte más que un código genético, deja al desnudo la pureza del alma y su gran corazón. Quizás pueda parecer un lugar común, pero no todos tienen el valor y la conciencia de los que realizan este acto de altruismo desinteresado que tanta alegría y vida da a quienes la necesitan. 

“Esta es mi primera donación de sangre, nunca lo había hecho, y aunque uno siente un poco de temor al inicio, sé que este es un gesto noble que permite a varias personas mejorar su calidad de vida, principalmente aquellas que se hacen hemodiálisis o que tienen otras enfermedades. Esta es también la mejor forma, con un pequeño aporte, pensar como país”, dice Dayana Rodríguez Mojarrieta”.

La grandeza de un hombre no se mide por su estura, sus riquezas o afiliación religiosa, sino por su pensamiento, su conducta y, sobre todo, por las acciones que realiza. Y cuando un día de estos que sorprenden por la variedad de acontecimientos, se decida escribir con los vocablos precisos la nueva historia del mundo, los donantes de sangre tendrán un capítulo importante.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + 15 =