Read Time:5 Minute, 5 Second

“Llegamos a comunidades que estaban prácticamente aisladas de todo, nunca habían visto un médico y no conocían ningún medicamento”, así me dijo el médico banense Diosmedes Batista Hernández, un profesional que conoce bien de cerca cómo florece y se esparce por el mundo la semilla humanista de la medicina cubana.

Este doctor ha formado parte de varias avanzadas que han enfrentado situaciones indescriptibles en las que desafían al dolor y la muerte, llevando consigo la esperanza y la solidaridad como muestra de que hay muchos ángeles que luchan por un mejor final.

“Me gradué en el año 2000, en la primera graduación que tuvo lugar en la Tribuna Antiimperialista con la presencia del Comandante en Jefe, un momento inolvidable y que marcó mi vida personal y profesional para siempre. Soy especialista en Medicina General Integral e inicié el cumplimiento de las misiones internacionalistas en la hermana República Bolivariana de Venezuela en el Programa Barrio Adentro.”

“A finales del año 2005 desastres naturales se hicieron presente en varios países: los embates del huracán Katrina en Estados Unidos, inundaciones en Guatemala y el devastador terremoto de Paquistán que cobró más de 86 mil vidas, razón por la cual el 19 de diciembre de ese propio año, por idea de Fidel, se creó las Brigada Henry Reeve, especializada en situaciones de desastres y grandes epidemias. Como parte de la misma, soy convocado desde Venezuela para integrar este contingente y prestar ayuda”.

Estas son las primeras páginas de su historia, una historia que se escribe con las realidades del presente de muchas naciones marcadas por desigualdades sociales y la cruz de desastres naturales y también de la batalla a una de las más mortales pandemias.

El terremoto de Paquistán abrió un nuevo capítulo para este banense, que se dedica en cuerpo y alma a la noble misión de salvar vidas. “A finales de octubre  de 20005 ya me encontraba en Paquistán en el hospital 22 de Narván, una zona muy cerca de la frontera con la India. Allí preste asistencia médica, quirúrgica y de rehabilitación a todos los que nos necesitaron. El número de heridos era incalculable y todavía cuando llegamos allá se sentía el hedor a podredumbre en las calles, aquello fue impactante para mí y para todos, eso no lo habíamos vivido nunca.”

“Allí también presté asistencia a una comunidad que estaba en las inmediaciones de un río, a esta solo se podía acceder en barco y nos recibieron con mucho cariño. En todos estos lugares nos acompañaron guías nacionales y tuvimos el apoyo del ejército de Paquistán, que nos cuidaba mucho. Tuvimos dificultades con el idioma, ellos tenían dialectos que hacían difícil la comunicación, al paso de los días fuimos aprendiendo algunas palabras y también teníamos un traductor que hablaba inglés y cinco de esos dialectos que nos facilitó mucho el trabajo”.

Sangre cubana se unió a la paquistaní y el corazón solidario creció aún más en el pecho de este galeno. “Situaciones difíciles se presentaban a diario, un día nos llegó una señora, que había tenido un parto en la casa, con una hemorragia terrible, en ese momento no había sangre en el hospital, pero por suerte era O+ y allí le hice una donación directa y salvamos su vida, fue una satisfacción inmensa. Además, pusimos en alto la Salud Pública cubana y el humanismo de nosotros, sus profesionales”.

Brasil necesitó del programa “Más Médicos” y allí también estuvo presente la preparación y sensibilidad de Diosmedes. “Luego de culminar la misión en Paquistán fui llamado al programa “Más Médicos” para Brasil y en ese país estuve por tres años. Serví en una comunidad rural con muchas necesidades y carente de atención médica. Todos pensamos que íbamos a ver al Brasil de las novelas, pero estuvimos en lugares totalmente diferentes, en el que estaban las personas que más le hacía falta tener la salud bien de cerca”.

La covid-19 golpeó con todas sus fuerzas al planeta y nos puso a prueba más de una vez, pero se enfrentó por valientes que aman la humanidad como a su propia Patria, es por ello que el doctor Batista Hernández no dudó cuando tuvo que salir del calor de su hogar para darle batalla. “En estos momentos me encuentro en la República de Angola, país al cual llegué el 10 de abril del año 2020, en pleno auge de la pandemia de la covid-19. Aquí el incremento de casos era constante, es por ello que se realiza el llamado a la Brigada Henry Reeve de formar un contingente integrado por 250 profesionales de la salud para que brindaran su ayuda ante tan compleja situación. Comencé a trabajar en la provincia de Cunene, en el municipio de Namakunde, que hace frontera con la República de Namibia.”

“En estas comunidades existía un alto número de pacientes positivos y comenzamos en la organización de la labor asistencial para detectar los casos y que estos no se complicaran ni fallecieran. La labor ha sido en conjunto con las autoridades angolanas, tenemos la dicha de trabajar en equipo con colegas angolanos, hemos dado lo mejor de cada uno de nosotros para lograr el control de los pacientes y viajeros. Algunos pacientes se han atendido en su propio domicilio y también en un pequeño hospital de campaña que tenemos en el municipio.”

“Aquí el idioma es portugués y como se asemeja mucho al español no hemos tenido problemas para comunicarnos, y siempre con el mejor deseo de que todo salga bien nos vamos desenvolviendo. En este lugar también me he insertado en las actividades docentes con formación al personal de salud de aquí en diferentes temas, esencialmente relacionados con enfermedades que no existen en muchos países, pero en Angola están presentes. También formamos a los médicos en la especialidad de Medicina General Integral, que es la segunda tarea por la que me incorporo a esta misión”.

El amor sin límites por su profesión, la firmeza y el altruismo son parte del quehacer diario de este ángel de bata blanca que escribe a diario su historia personal unida a los fuertes lazos de la solidaridad.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − 5 =