Read Time:3 Minute, 9 Second

Desde las Zonas Rojas de este municipio de Banes se escriben hermosas páginas de solidaridad. Foto de la autora.

Cuando el Sars-CoV-2 muta en nuevas cepas y la batalla contra él es cada vez más dura, el altruismo crece en el corazón de muchos banenses que dejan el calor del hogar desde las primeras horas del día y con su accionar permiten un mejor porvenir. Gregorio Misael Pérez Paterson, profesor de Educación Física, apuesta por salud desde el hospital de bajo riesgo ubicado en la ESBEC “Batalla de El Uvero”, en el municipio de Banes.

“Nunca pensé que sentiría tanto placer al realizar esta labor de pantrista”, me confesó este hombre sencillo que conoce la grandeza de las pequeñas acciones. “#l primer día de trabajo no fue fácil, el temor siempre está presente porque uno sabe del riesgo que corre cuando estás entre personas que presentan los síntomas de esta enfermedad o que están ya positivos, pero después ese momento de tensión va pasando y lo importante es cumplir con todos los protocolos de seguridad”.

En sus palabras se refleja su sentido de compromiso y sobre todo la sensibilidad humana que caracterizan al profe Gregorio, como lo conocen cariñosamente sus estudiantes y compañeros de trabajo. “Cuando los pacientes me vieron entrar el primer día a la Zona Roja me preguntaron por qué tanta protección, realmente solo se me ven los ojos, yo les dije que esta era la manera de cuidarme y de cuidar a mi familia; además, si me contagio, ¿quién les servirá los alimentos? Muchos de ellos sonrieron. Sinceramente, cuando entro allí voy muy concentrado en hacer lo que me toca, pero siempre tengo tiempo para preguntarle cómo se sienten y para darles apoyo porque es muy difícil estar en su situación”.

Profesor de educación física Gregorio Misael Pérez Paterson. Foto tomada del perfil de facebook del entrevistado.

La nobleza del alma y la determinación distinguen a este valiente que desde el anonimato realiza hazañas de un verdadero héroe. “El contagio con esta enfermedad solo necesita de segundos, aquí los pacientes hasta el momento no han tenido una evolución desfavorable, pero cuando alguien comienza a agravarse los médicos y enfermeras hacen todo para mejorar su salud. Es por eso que nuestro agradecimiento hacia ellos es eterno. Cuando uno está aquí, cerca de esta enfermedad, siente suyo el dolor de los otros, razón por la que siento una sensación que de verdad no sé describir cuando veo en la ciudad a las personas que nos respetan las medidas, ni las cumplen correctamente, al distanciamiento social ni caso le hacen, están todos en las colas, unos arriba de los otros, y hay ancianos y niños en la calle, las personas no se percatan del peligro”.

Gregorio conoce la realidad de un hospital de bajo riesgo, de una escuela que tuvo que reorganizarse para convertirse en centro de salud. “Nosotros hemos tratado de que la estancia de los banenses enfermos sea la mejor posible, uno sabe que cuando se está enfermo se siente mal y necesita atenciones, esto no es un hotel para venir de vacaciones, no está todo lo bello que uno quisiera, pero la atención es buena y demuestra que en este país no se deja a nadie desamparado. Muchos en las redes sociales dicen cosas que nada tienen que ver con lo sucede, es por eso que los que estamos aquí, luchando contra esta mortal pandemia, queremos que prevalezca la verdad”.

En tiempos difíciles muchos son los que se unen a nuestros ángeles de batas blancas, y como el profesor de educación física Gregorio Misael Pérez Paterson demuestran que esta era pare corazones que se fortalecen en las pequeñas acciones que se hacen gigantes cuando de enfrentar la covid- 19 se trata.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + doce =