Read Time:3 Minute, 17 Second

Desde la altura de la rastra, contaba con voz firme cada uno de los paquetes que mano en mano iban depositándose en la unidad 3029 “La Combatiente”, del consejo popular Centro Ciudad Sur, de la ciudad de Banes. El sudor le surcaba el rostro y le inundaba el uniforme, tornándolo de un verde aún más fuerte. No se le vio titubear ni un segundo, aunque sus brazos cargaron más de 300 paquetes, los cuales, por la cantidad de alimentos, sumaban unos cuantos kilogramos.

Cuando bajó por fin, escuché a una de mis vecinas decir “si este oficial es casi un niño”. Él se volteó y le regalo una de esas miradas tiernas que conocemos las madres. Después del cordial saludo, entregó las facturas y antes de que de un salto subiera nuevamente a la rastra, corrí para obtener una entrevista. En la prisa del momento, y rodeado por miradas de agradecimiento, el primer teniente Calixto Peña Manzano me confesó: “Hace aproximadamente una semana nos dieron esta tarea a la Brigada de Defensa Antiaérea de la unidad 3710, que es a la cual pertenezco, y fuimos seleccionados un grupo de oficiales para la carga, descarga y embalaje de los módulos que se están entregando a la población.”

Primer teniente Calixto Peña Manzano. Fotos de la autora.

“También somos partícipes de la trasportación para evitar cualquier problemática en su traslado.
Esta es también una forma de defender la Patria, llevar hasta cada lugar de la provincia esta preciada carga que abriga el altruismo de muchos que sienten a Cuba como suya. Estamos presente en todas las tareas que nos asigne el país, hemos tenido que ir hasta todos los municipios de Holguín, salimos de madrugada y llegamos a la ciudad de Holguín muy tarde en la noche, pero no hay mejor recompensa a esta misión que la de un pueblo agradecido”.

Detrás del volante y en silencio estuvo por largo rato un hombre sencillo, de esos que en su mirada reflejan la experiencias de los años. Estuvo quieto como una estatua durante un rato; muchos de mis vecinos también lo observaban, no quisieron entablar conversación, aunque el buen cubano sabe que siempre hay temas de qué hablar, porque sabían de su agotamiento, pues José Montalvo tuvo la inmensa responsabilidad de trasladar esta donación.

José Montalvo, chofer.

Luego de un tiempo, bajó del carro para preocuparse por lo que acontecía y brindar su ayuda, pero no fue necesaria porque muchas manos conducían el módulo de alimentos hasta la unidad. El joven oficial lo miró desde la altura y en su mirada le pedía que descansara. Juntos desde el amanecer, ambos sabían del cansancio. Entonces me acerqué y conocí la historia de este chofer. “Estoy feliz de realizar esta tarea, que es por el bien del pueblo, y por eso estaremos hasta la hora que sea necesaria. Soy de la Base de Carga de Holguín, para mí fue un motivo de satisfacción que me escogieran para esta misión de solidaridad y por eso trato de dar mi mejor esfuerzo. Sé la responsabilidad que tengo de conducir bien cumpliendo con todas las normativas y la velocidad para que los productos lleguen seguros hasta sus destino. Salimos en caravana desde las primeras horas de la mañana y hemos estado en varios territorios. Cada vez que entramos en un municipio, el recibimiento por parte de los pobladores ha sido con alegría, y eso es lo mejor”.

Unidad 3029 “La Combatiente”, de Banes.

El primer teniente de la Brigada Antiaérea Calixto Peña y el chofer de la Base de Carga de la provincia de Holguín, José Montalvo, son protagonistas de otras de las historias de altruismo que se vive en los tiempos duros de pandemia. Estos hombres, que hasta este momento no se conocían, se unieron en un fuerte lazo que es inquebrantable, porque cada cual, desde su accionar, hizo posible que aún en esta situación difícil, el pueblo banense volviera a sonreír.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × dos =