Read Time:2 Minute, 25 Second

Aunque en el calor de la calle los temas principales son las colas, los coleros, los revendedores y la falta de productos de gran demanda, hoy quiero reflexionar sobre otro asunto que no está alejado de este escenario: los derechos de los consumidores.

 A este vocablo no le corresponde un lejano ustedes, más bien el nosotros, porque todos, de una forma u otra, accedemos a diferentes servicios. Y quizás hasta se piense que aquella Resolución 54 dictada por el Ministerio de Comercio Interior ya no tiene validez, o que quedó obsoleta, pero no, es todo lo contrario. Es en este momento complejo en los que el país pone en práctica una nueva estrategia económica para impulsar el desarrollo y enfrentar la Covid-19 cuando más se debe respetar los derechos del pueblo.

La canasta normada tiene que estar completa, no que le falten unas onzas a los cárnicos, el arroz, el azúcar o la leche, solo por citar algunos ejemplos, porque mucho esfuerzo realiza el estado cubano para que esta no falte, y más ahora en tiempos de pandemia. No podemos dejar pasar que algunos olviden cómo entregar los vueltos, que quieran cobrarte de más o que se escuden en “no hay menudo”. Que no puedan informarte con claridad de horarios, ofertas y que se justifiquen en la burocracia y el peloteo para no hacer su trabajo y agilizar trámites.

Foto tomada de Internet.

La situación internacional y nacional ha cambiado, el mundo sobrevive la cruz de este nuevo coronavirus y en pleno siglo XXI, con el desarrollo de tanta tecnología y altos niveles educativos, hay quienes tienen en su pensamiento ideas cavernícolas, porque aún miran por encima del hombro a los otros y no saben, o no quieren saber, el significado de la palabra honradez y el egoísmo los hace actuar como verdaderos bárbaros.

Ahora no se necesitan héroes enmascarados que defiendan al más débil, quizás pueda parecer irónico, pero ahora todos escondemos el rostro tras mascarillas o nasobucos, y es quizás esta la mejor oportunidad para, desde la simple acción cotidiana, encontrar la grandeza y las hazañas. Estos actos tienen que ser diarios, es el momento justo en el que un saludo amable, un trato de cortesía, la rapidez del servicio puede hacer la diferencia. Recuerde que, aunque parezca muchas veces pura utopía, “el cliente siempre tiene la razón”, y esta sí es una realidad cuando de evaluar prestaciones se trata, y aunque no sea juez implacable para juzgar, tiene todo el poder y la autoridad para defender sus intereses, y más si estos no solo responden a lo particular, sino que son parte del bien común.

La Covid-19 muchas veces no permite segundas oportunidades, pero no es la culpable de todo, existen males que son tan antiguos como el hombre mismo; es por ello que el actuar consecuente de cada cual nos convertirá en mejores personas.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres − dos =