Read Time:2 Minute, 33 Second

La Covid-19 ha impuesto la ausencia de varias madres, bien lo sabe Erika María Hidalgo Zaldívar, hija de la enfermera banense Marisleydis Zaldívar Filis, quien en estos momentos lucha por la vida lejos del calor del hogar, en el no menos cálido Catar, como parte de la bridada internacionalista Henry Reeve. Sin embargo, esta distancia no marca la diferencia en el amor que profesan.

La mirada de esta joven se ilumina cuando habla de ella, de lo maravillosa que es. Ahora que está lejos, piensa en los detalles que antes pasaba por alto, en los paseos, cuando acompañaban a la orquesta de su abuelo en sus actuaciones; en las horas que dedicaba a ayudarle con las tareas de la escuela; a peinarse; en el sabor de sus comidas y, sobre todo, en esa sonrisa cuando llegaba a la casa del trabajo en el Hospital Materno Infantil Doctor Luis Mario Cruz y le hacía todo un interrogatorio de cómo le había ido en las clases, aunque esto último no ha cambiado mucho, porque ahora las preguntas son por facebook y whatsapp.

Este tiempo sin la compañía de Marisleydis en casa han tenido sus momentos de nostalgia por las complicaciones propias de los escasos años de Erika, pero le ha permitido crecer a ambas. “Es muy difícil estar si mami, porque ella me apoyaba en todo, solo tengo 14 años y ahora solo estamos mi abuelo y yo solos, entre los dos nos compartimos las tareas, yo aprendí a lavar, los primeros días un poco más mal, ya mejoré; limpio la casa, organizo todo, para que este bonito, como le gusta a ella, y mi abuelo cocina porque eso es lo que mejor se le da”, comenta Erika.

Madre e hijas, juntas

La emoción se hace partícipe de las palabras de esta adolescente que cursa el noveno grado: “me falta menos de un mes para cumplir los 15 años, pero hasta que no regrese de su misión no me haré las fotos ni celebraremos el cumpleaños, porque esta fiesta es tanto mía como de ella, y las dos queremos estar juntas para compartir ese momento. Cuando nos comunicamos, mami no conversa mucho de su labor, sé que es complejo hablar con los hijos de los casos difíciles y de cómo esta enfermedad puede causar dolor a las personas y la muerte. Siempre me dice que me cuide mucho. La conozco, sé que está preparada porque ha estudiado mucho y estoy muy orgullosa de ella, y aunque muchas veces siento que hace demasiado tiempo que no está y pienso en cómo se sentirá y la extraño desmedidamente, le damos fuerza desde aquí, le digo siempre que tenga cuidado y se ponga todos esos trajes especiales para su seguridad, porque lo que más deseo es que mi mamá cumpla con su misión y vuelva sana a mi lado”.

Para el cariño entre madres e hijas no existen fronteras, porque aún en la inocencia de sus años, Erika confía en la fuerza y voluntad del ser divino que le dio la vida.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Marisleydis en la distancia

  1. Lilian eres una periodista especial. Gracias mi pueblo banense para todos los que están cumpliendo esta tarea dentro y fuera del país les digo .fuerza hermanos dedicación, amor y responsabilidad en la labor que desempeñamos porque este virus no vino para quedarse solo quedarán nuestras hazañas y nuestros logros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 5 =