Read Time:1 Minute, 28 Second

Camino al trabajo y sumida en un grupo de reflexiones sobre nuestra sociedad actual, con sus virtudes y defectos, no pude menos que pensar por cuántos momentos ha transitado Cuba desde aquel 10 de octubre de 1868, cuando iniciaron nuestras luchas independentistas.

Fue ese un día glorioso en el cual Carlos Manuel de Céspedes emprendió el camino hacia la conquista de la libertad, cuando el repicar de las campanas del ingenio La Demajagua marcó el llamado a la insurgencia. Mucho ha llovido desde entonces; sin embargo, el ser humano en su esencia más pura continúa necesitando de ese patriotismo que nos legaran tantas mujeres y hombres durante estos 152 años.

Relacionado con ello, me vienen a la memoria los profesionales de la salud que he tenido la oportunidad de entrevistar, tanto en la Isla como fuera de nuestras fronteras, y que aún separados de su familia y a riesgo de su propia integridad, emprenden otra guerra contra un enemigo invisible a sabiendas de que la victoria, que tiene por premio la vida, está asegurada. Y es que hay tanto en común entre el cubano de nuestro tiempo y aquel que un día dejó el bohío o la hacienda llena de riquezas para ir a la manigua a defender su tierra. 

Cada 10 de octubre los cubanos recordarnos a Céspedes, iniciador de las luchas libertarias, Padre de la Patria, que nos enseñó a pensar con decoro en los demás. Y me atrevería a asegurar que todos los nacidos en este archipiélago tenemos marcados en nuestro ADN el propósito de hacer por todos, y reflejo de ello es la lucha diaria que enfrenta nuestro país contra un bloqueo de 60 años y una pandemia de alcance mundial como la COVID-19.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 17 =