Read Time:3 Minute, 55 Second

La Tarea Ordenamiento hizo reformas en los salarios, modos y estilos de vida de los cubanos. Lo hizo también con los precios de los productos, y me atrevo a decir que con los estándares de calidad a los que el pueblo cubano estaba acostumbrado. Es por eso que cuando faltan libras en la pesa, no se recibe el vuelto, la calidad de los platos deja mucho que desear, o, simplemente, se olvidan y pasan a segundo plano las normas de higiene, la amabilidad y cortesía se escucha muy fuerte la voz de los consumidores, que ven sus derechos desprotegidos. Para tomar el pulso a esta situación sostuvimos el diálogo con varios banenses.

Omar Ricardo opina “aún no me siento bien protegido cuando voy a las bodegas o a las carnicerías, porque siempre hay situaciones con las pesas, con el vuelto, en casi todos los establecimientos las pesas son viejas, y claro, también está la picardía de quienes prestan este servicio.”

Por su parte, Armando González comenta que “con el peso nunca estoy seguro, pero los vueltos sí son correctos, depende de los lugares en los que uno acude a veces; hay unidades en las que el trato no es el mejor y eso no debe ser así, porque su razón de ser es la prestación de servicios”.

Igualmente, Maritza Martínez considera que “en ocasiones en mi bodega el peso no es el correcto, y más cuando se trata de los primeros días del mes, cuando vamos a comprar todos los productos; no es que me maltraten, son amables, pero llevarte onzas o a veces libras no es fácil, y una vez me ocurrió que no me querían despachar mi paquete de sal y el que me tocaba por la libreta”.

Para Juan Velázquez lo más importante es que “se debe mejorar, la calidad en el expendio de los productos porque estamos viviendo tiempos duros y hay que hacer algo para proteger al pueblo”.

El criterio de María Benítez es que en su bodega “la pesa era en libras, ahora llevaron una en kilogramos, y de eso menos sabemos la gente, entonces no tenemos idea de los pesos de los encargos, deberían ir los inspectores, porque incluso con productos como la leche de las dietas y de los niños se dan situaciones de que nos falta, Yo he ido varias veces y siempre me falta arroz o azúcar, y no es fácil que esto ocurra, porque ya todo vale más”.

La protección al consumidor no puede tratarse desde un lejano ustedes, más bien del nosotros, porque todos de una forma u otra accedemos a diferentes servicios. Es por ello que la Resolución 54 emitida por el Ministerio de Comercio Interior en el año 2018 no puede quedarse en el olvido, porque en este momento complejo en los que el país pone en práctica una nueva estrategia económica para impulsar el desarrollo y enfrentar la covid-19 se deben respetar mucho más los derechos del pueblo.

Sobre las acciones que se desarrollan en este sentido desde la Empresa de Comercio y Gastronomía en el territorio refiere Tania Pérez Pérez, técnica que atiende la Protección al Consumidor. “Atendemos las quejas de todas las personas, tanto aquellas que son por teléfono como la de las personas que se presentan en la entidad, y tratamos de darle una respuesta a todos para que se queden conformes.”

“Vamos hasta las unidades y buscamos una solución, muchas veces se retribuye al cliente y se analiza con los trabajadores. Sobre los precios actuales, y aún sabiendo el desabastecimiento que existe en las unidades de gastronomía, se trata de hacer todo bien y prestar un buen servicio. Hasta esos lugares van los supervisores de la empresa y los especialistas, tanto de la gastronomía como del comercio. A raíz de los decretos 30 y 31 del 2021 se está capacitando a los administradores para que conozcan cómo se deben cumplir las mismas, porque se debe trabajar para que los clientes se sientan satisfechos.”

“Sabemos la falta de recursos, pero el hombre puede hacer más para brindar calidad. En Banes no tenemos todas las pesas para tener todas las áreas de protección al consumidor, pero en cada unidad están los teléfonos de los lugares donde se tramitan las quejas”. 

La covid-19 muchas veces no permite segundas oportunidades, pero no es la culpable de todo, existen males que son tan antiguos como el hombre mismo; es por ello que el actuar consecuente de cada uno nos convertirá en mejores personas.

Lograr la satisfacción de los clientes debe ser sinónimo de calidad de los productos, buen trato, cumplimiento de lo que está establecido, pero, sobre todo, de respeto y empatía.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 5 =