Read Time:2 Minute, 17 Second

La medicina fue el primer amor del doctor Manuel Fulgencio Roque Silot, y aún hoy, después de dedicar más de 30 años a amar esta profesión, continúa con el mismo carisma y deseos de emprender nuevas metas como el primer día.

“Llevo ejerciendo esta profesión hace ya tres décadas y dos años, soy especialista en primer grado en Radiología y siempre he trabajado como radiólogo, lo que me ha permitido conocer a muchas personas, y, sobre todo, brindarle salud.”

“Esta es una labor que necesita de preparación porque a partir de los diagnósticos que hacemos otros especialistas tienen una visión más amplia de las patologías y saben cómo tratarlas”.

No solo en Cuba ha brindado su aporte el doctor Roque, como lo conocen en todo el territorio banense, sino también fuera de nuestras fronteras. “El trabajo de los médicos cubanos se caracteriza por el humanismo y la solidaridad, llevar la salud hasta otros países me ha permitido enriquecerme de muchas experiencias. En 1997 estuve en Namibia; así como en Haití en el año 2003, y desde el año 2010 hasta el 2012 estuve en Timor Leste. Fueron vivencias únicas, porque allí pude ver tantas cosas diferentes en cuanto a las culturas, situación económica y especialmente enfermedades que solo conocía de la Literatura”.

Doctor Manuel Fulgencio Roque Silot. Fotos de la autora.

Entre las anécdotas inolvidables en esos parajes, comenta el doctor que siempre recuerda con agrado esos días y “los rostros de esas personas que muchas, por primera vez, vieron a un médico. Las palabras de agradecimiento de las madres y de los líderes de las tribus indígenas cuando veían las muestras de cariño y cómo los médicos cubanos atienden a las personas sin importar etnia o clase social.”

“Recuerdo una vez en la que teníamos que atender a una mujer de una tribu que se caracteriza por estar semidesnuda, con muchas argollas rudimentarias en el cuello y los brazos, y de verdad nos sorprendimos, yo nunca había visto algo así”.

Ahora, en su departamento en la policlínica Cesar Fornet Fruto, continúa realizando esta hermosa labor. “Aquí me siento bien y feliz, en estos momentos hago los ultrasonidos genéticos para el diagnóstico de enfermedades congénitas, exámenes que son muy importantes porque influyen directamente en varios indicadores del Programa Materno Infantil”.

“Ser médico es emprender nuevas metas”, refiere Roque. “La medicina necesita de un estudio constante, y es por ello que siempre busco la superación, y, a pesar de mis años, no me canso nunca porque la salud de mis pacientes es mi responsabilidad”.

La medicina fue el primer amor del doctor Manuel Roque Silot y hoy continúa siendo esa alegría indescriptible que lo motiva a dar lo mejor de sí en cada jornada.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 3 =