Read Time:3 Minute, 44 Second

“Cuando me puse un traje de protección personal para entrar por primera vez a la Zona Roja, me sentí orgulloso y temeroso a la vez, porque sabía que me iba a estar enfrentando cara a cara con la muerte”. Así me dijo el médico banense Dalexis Curbelo Vidal, integrante de la Brigada Henry Reeve, un profesional que lleva cosido al corazón la firmeza y el humanismo y que ha enfrentado a la covid-19 en más de una ocasión fuera de nuestras fronteras.

Integrar esta brigada de ángeles de bastas blancas, que desde el anonimato se convierten en héroes, le cambió la vida a este joven galeno. “En el año 2008, cuando era interno de la especialidad de medicina general integral, fui seleccionado para integrar esta Brigada, pero no fue hasta el pasado año 2020, cuando el mundo comenzó a ser azotado por esta pandemia, que se me activa por parte del Puesto de Mando nacional y salí a cumplir misión internacionalista a Medio Oriente, específicamente a Emiratos Árabes Unidos, donde estuve alrededor de cuatro meses. Allí la labor fue satisfactoria, nos relacionamos muy bien con otros colegas de ese país y dimos lo mejor de nosotros, porque fuimos a brindar salud y humanidad, que es lo que nos caracteriza como cubanos”.

Cuba salva, es por ello que en cualquier parte del mundo donde se necesite a nuestros profesionales, ellos estarán presentes. “Después de estar en la Patria un período de dos meses, la Revolución y el deber me tocaron la puerta, y esta vez estuve batallando contra la covid-19 en el hermano país de México. Estuve en el Distrito Federal aproximadamente tres meses, atendiendo a pacientes enfermos en Zona Roja. Allí la experiencia fue diferente en el sentido de las condiciones, pero cubanos al fin, comprometidos con nuestra profesión, tratamos de dar lo mejor de nosotros, y salvamos muchas vidas, que es lo realmente gratificante para los médicos. Además, de México salió el yate Granma, y qué mejor que regresen los hijos de Fidel a brindar nuestra mano solidaria a ese pueblo hermano”.

Enfrentar esta mortal pandemia es un reto para los profesionales de la medicina, sobre lo cual refirió Dalexis: “Nosotros recibimos una preparación en el Instituto de Medicina Tropical, estuvimos varios días recibiéndola y después salimos a cumplir la misión con temor, porque el miedo es inherente al ser humano, pero con la convicción de que era parte de nuestro deber. La primera vez que entre a la Zona Roja fue una experiencia única, sabía que después que entrara allí mi cuerpo completo estaría contaminado con el Sars-CoV-2 y que esto me podría no traer vivo a Cuba, pero la profesión y la fidelidad que le juramos a la bata nos hizo vencer la tarea sin ningún tipo de dificultad”.

Entrar a la Zona Roja es estar frente a frente con la muerte, sobre ello comenta este valiente: “Uno se acostumbra a estar cerca del peligro, y muchas veces retarlo es nuestro trabajo. Fisiológicamente, es muy complejo estar en estas salas porque cuando te pones el traje de protección personal debes evitar ir al baño, alimentarte, tomar agua solo en una situación extrema. El momento de mayor riesgo biológico es cuando te quitas el traje, existe todo un algoritmo, toda una cascada de procederes que tienes que hacer sin violar ninguno, porque de ahí se deriva de que vuelvas bien a casa”.

La fuerza que impregnan la familia y los amigos es un apoyo vital que acompaña en la distancia. “Mi familia siempre me ha apoyado en todos los proyectos, tanto de vida como profesionales, y nunca me sentí solo, ellos siempre han estado presente, así como mis amigos, que también me alentaban y me brindaban fuerzas para que cumpliera esta misión, cuidándome, que es también una obligación”.

La firmeza y el altruismo de personas como Dalexis son parte del quehacer diario de nuestros profesionales de la salud, que recorren el mundo llevando salud y esperanza. “Ser integrante de esta brigada es un orgullo, creo que para los médicos cubanos es un momento único, que permite crecernos como profesionales; además, saber que esta fue idea de Fidel es algo que te hace sentir más cerca de su obra y pensamiento, es mi mayor mérito como médico”.

 [ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

2 thoughts on “Reto (ganado) a la muerte

  1. Un verdadero héroe, uno que, a pesar del miedo, sigue adelante para hacer lo que debe hacerse, no por sí mismo sino por sus compañeros.

  2. Es un ejemplo de altruismo y una verdadera satisfacción contar con su amistad. Esos son los jóvenes que necesita nuestra revolución. Capaz de arriesgar su vida para salvar muchas más. La medicina cubana ha ganado un gran profesional,un magnífico ser humano que sobrepasa las fronteras para poner en alto su amor por la vida y la raza humana. Para este gran amigo muchas bendiciones para que siga salvando vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 3 =