Read Time:4 Minute, 13 Second

En estos momentos, la doctora Zoila Fletcher Payton se encuentra cumpliendo misión internacionalista en África. Ella es una de las miles de personas que integran el ejército de batas blancas de nuestro país, el cual lleva ese preciado, y a veces inaccesible tesoro, a más de 80 naciones del mundo. Hace un tiempo, la periodista Lilian Ferias Pérez conversó con ella, diálogo en el cual se evidenció por qué es uno de los símbolos de la medicina en este municipio de Banes. Sirva este trabajo como tributo a todos el personal de la salud, justo hoy, Día de la medicina latinoamericana.

Conocía sobre su labor, que era ejemplo de responsabilidad y que siempre estaba dispuesta a cumplir con cualquier tarea que se le oriente, que para ella no existe nada imposible y así me lo demostró cuando iniciamos esta conversación, la cual no tenía cita previa y tuvo que esperar a un lugarcito en su ocupada agenda de trabajo, la cual comienza muy temprano en el Hospital Materno Infantil “Luis Mario Cruz Cruz”, del municipio de Banes.

Después de su habitual recorrido por este centro de salud, la entrega de la guardia y una reunión con las asesoras del Programa Materno Infantil, tuve la oportunidad de adentrarme en el mundo de la doctora Zoila Fletcher Payton, alguien que cree en el destino y le agradece a la vida por darle la posibilidad de aliviar el dolor ajeno, que se supera a diario y deja huella en su propia existencia y sobre ello refiere.

“Solicité la carrera de Medicina porque desde pequeña siempre tuve esa vocación de ser médico para poder estudiar y ayudar al resto de las personas que tuvieran una dolencia. Comencé a estudiar en Santiago de Cuba, en la Facultad ubicada en la avenida Las Américas, porque en ese entonces los estudios eran los dos primeros años en Santiago, donde se hacia el ciclo básico.

“Al concluir esta etapa, me incorporé al Centro Universitario de Holguín, en la Facultad de Ciencias Médicas y cursé allí desde tercero hasta sexto año de la carrera. Me gradué de médico general el 23 de agosto del 1980, hace ya 37 años. Realicé los tres años de postgraduada en el hospital de Marcané “Juan Manuel Márquez”. Allí desarrollé diversas actividades, hice el año de internado como Ginecobstetra y después de haber estado durante varios meses en el área de salud asumí la dirección del Hospital, terminé mis tres años de posgraduada y fui a realizar la Especialidad de Epidemiología, en la cual me desenvuelvo actualmente como especialista de primer grado.

“Al culminar los tres años de residencia me ubican en el municipio de Banes como epidemióloga en el Centro Municipal de Higiene y Epidemiologia. Trabajé los seis primeros meses como epidemióloga y luego paso a dirigir este centro, cargo que ocupé durante veinte años ininterrumpidamente”.

Zoila recuerda cada detalle y el diálogo fluye a través del tiempo. Cada etapa de su vida es un capítulo de su historia personal que fue tejiendo con su responsabilidad y esfuerzo, pero, sobre todo, con el amor a esta profesión de la que expresa que “siempre estaré enamorada”. Su trayectoria laboral no es solo conocida por los banenses, sino también en otras naciones en las que puso en alto y con mayúsculas la impronta de los profesionales cubanos.

“En el mes de febrero del año 2009 se me consulta para ir a cumplir una colaboración en Guyana para asesorar los programas de epidemiología en ese país y como asesora de la Organización Panamericana de la Salud. Fue un trabajo muy hermoso y me hizo sentir útil durante los cuatro años que pude realizarlo. Participé en múltiples reuniones de diferentes áreas geográficas de la región de Las Américas, conversé con consultores internacionales de Honduras, Guatemala, Bolivia, Colombia, Holanda, lo cual me permitió adquirir nuevas experiencias.

“Cuando regresé de la colaboración, en diciembre del 2014, me incorporé como vicedirectora de asistencia médica al Hospital Materno Infantil, centro en el cual me encuentro actualmente trabajando en potenciar todas las prioridades del sector de la salud, y en particular el Programa de Atención Materno Infantil, prioridad principal del sector en nuestro país. En esta institución trato a diario de imponerme metas y estoy feliz porque siempre obtengo buenos resultados en todas las actividades que realizo, tanto en la investigación como en los diferentes eventos en los que presento parte de mi quehacer”.

La doctora Zoila Fletcher Payton es de esas personas que se enfrentan sin miedo a la vida porque viven cada instante tratando de encontrar estrategias para cambiar el presente y crear un mejor futuro. Sus éxitos profesionales son, según sus palabras, debido a “las enseñanzas de mi familia, que es maravillosa, la educación de mis padres, Rosa y Enrique, además de la fuerza que me proporciona todos los días mi hija Sonia para seguir adelante. Mi familia Fletcher Payton también es parte importante de mi vida. Trato de complementar mi trabajo con el cuidado de mis seres queridos y considero que ser doctora es sinónimo de humanismo”.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 4 =