Read Time:2 Minute, 39 Second

Es en estos tiempos de coronavirus cuando el altruismo y la sensibilidad se unen en un fuerte abrazo, para hacer de cada jornada la diferencia. Entonces, solo de esos rostros escondidos tras nasobucos, la mirada queda al desnudo para acariciarnos desde lejos y mostrarnos la ternura sin límites de mujeres como Mirta Roche Bajuelos, la cual, desde temprano deja el calor de su hogar para darle batalla a la Covid-19.

“Es este el momento de no tener miedo, de luchar por el bienestar del pueblo, de ofrecer consejos de prevención y lograr que las personas adquieran percepción del riesgo, ahora es cuando debo poner en práctica todo lo aprendido en estos diez años que llevó trabajando como voluntaria de la Cruz Roja Cubana, organización con un amplio carácter humanista donde se ayuda a todos los que nos necesitan”.

Ella es parte de este ejército de valientes que no puede quedarse en casa porque es parte indispensable de esta batalla para ganarle vidas al coronavirus, tarea que nos compete a todos. “Estamos preparados para brindar asistencia ya que tenemos conocimientos por los varios cursos que se hemos recibido, como de primeros auxilios, apoyo psicológico y, además, tenemos la experiencia de realizar acciones en el paso por el territorio de los desastres naturales, en la búsqueda de personas desaparecidas, en los arribos de haitianos por las costas, así como en los domingos de la defensa, meteoros y en la Campaña antivectorial. Sin embargo, nunca habíamos vivido la realidad de una pandemia como esta en la que el contagio puede estar a la vuelta de la esquina, es por eso la importancia de estar al lado de la población, porque es en estos momentos cuando más precisan del trabajo nuestro”.

Cada día para Mirtica, como la conocen cariñosamente los banenses, es un reto y sobre ello refiere que “este enfrentamiento a la Covid 19 me ha permitido desarrollar múltiples actividades, tanto en la calle, velando porque que se cumpla con lo establecido por las máximas autoridades del país en cuanto al uso de los medios de protección, principalmente el nasobuco, que existan en los centros laborales y hogares los filtros sanitarios y que conozcan la importancia de su uso correcto, organizar las colas para que se tenga presente el distanciamiento y también desde el punto de control que en la entrada a la ciudad de Banes he aportado mi granito de arena.”
“Ser mujer no impide en nada mi desempeño en estas tareas, creo que logra que las realice con mayor ternura porque sé que en estos momentos duros todo el mundo cuenta y que una palabra de cariño puede convertirse en aliciente para aliviar el dolor ajeno, por ello me siento realizada con lo que hago. Estoy dispuesta a realizar las acciones que se me asignen en diferentes puestos, siempre pueden contar conmigo porque siento los siete principios de la Cruz Roja Cubana en el corazón”.

De estos héroes anónimos también se escribirán historias, que hablarán de humanismo, consagración y, sobre todo, voluntariedad, porque en esta lucha diaria contra el coronavirus, quienes integran la Cruz Roja Cubana en el municipio de Banes continúan siempre al servicio de la comunidad.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × cinco =