Read Time:2 Minute, 47 Second

Yoel Montero en su finca Dos Palmas. Fotos dela autora.

Inicios, tropiezos, esfuerzos, sacrificios y utilidad son las palabras perfectas para comenzar esta historia, la cual tiene como protagonista a un hombre sencillo, que se levanta temprano y se acuesta muy tarde, que no cree ni en lluvias ni en sequías para sacarle frutos a la tierra.

Yoel Montero García es simplemente alguien que cifra sus más grandes esperanzas cuando ve germinar lo que en un tiempo fue solo una semilla, por eso afirma que cuando empezó “fue difícil, mi profesión era el magisterio y nada tenía que ver con la agricultura, pero un día decidí cambiar las tizas y los borradores por el azadón y el arado y tratar de salir adelante con este proyecto. Quiero hacer de Dos Palmas un finca agroecológica, en la que no tenga que usar productos químicos en mis cultivos y que todo sea natural”.

La fuerza con la que se tracen las metas logra que estas se realicen en el menor tiempo posible, por eso, lo que antes eran tierras ociosas, poco a poco se convierten en cultivos donde predominan frutales, viandas, hortalizas y plantas ornamentales.

“Para salir adelante es también necesario conocer y créame que he tenido que preguntar bastante a otros campesinos del municipio, participar en capacitaciones que brinda PIAL (Proyecto de Innovación Agraria Local) sobre el tema de la agroecología y, sobre todo, recibir el apoyo de mi familia, principalmente de mi esposa y mi madre, que se han adueñado, con firmeza también, de este sueño; ellas son mis horcones y gracias a su amor por la naturaleza hoy también pienso en un espacio para sembrar azucenas, girasoles, cactus e infinidad de plantas que tiene gran demanda por la población, porque quiero hacer de esta finca un lugar hermoso,” así refiere este campesino que también tiene una gran crianza de animales de corral, de la cual se siente orgulloso.

“Los animales son uno de mis pasatiempos preferidos desde que era niño, tal vez por eso me encariño con ellos, ahora tengo gallinas ponedoras, gallos criollos y finos, patos, conejos, chivos, cerdos y peces, como las famosas clarias, de las que pienso hacer todo un criadero. A todos le brindo la atención que merecen, les doy la alimentación a sus horas y muchos hasta tienen nombre, porque ellos son parte de la familia. Aún no tengo todos los que quiero, me faltan las gallinas güineas, los guanajos, pavos reales y otros que serán parte de este lugar”.

En todo proyecto existen sus dificultades, entre ellas la llegada de las semillas, la escacez de diferentes recursos necesarios para llevar a cabo con prontitud una siembra, e incluso hasta las inclemencias del tiempo, pero el optimismo y la constancia demuestran que sí se puede ante los obstáculos y que no existe nada imposible; por ello, para quien hoy quiere buscar sitios de referencia, el camino casi esta hecho. “Mi mayor anhelo es hacer realidad este sueño, que la salud y el clima me acompañen y que los deseos de trabajar cada día se multipliquen, así como los resultados de mi sudor”.  

Yoel Montero García es un hombre inteligente, buen conversador, humilde, pero, sobre todo, tiene la mirada de quien persevera y se esfuerza para hacer realidad los sueños que se guardan entre sus Dos Palmas.

 [ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × tres =