Read Time:3 Minute, 56 Second

Rusia es un gigante con caminos de hierros émulos del antiguo imperio que fue. Quienes peinan canas recordarán la gran vía transiberiana Baikal- Amur, cuya grandeza pudo verse en las revistas Sputnik y otras de su tiempo.

Pero a Cuba el ferrocarril también llegó temprano, primero proveniente de Estados Unidos y luego de la URSS. En Banes tuvo un desarrollo notable, paralelo con la industria azucarera. Hoy, pese a los problemas económicos y al Bloqueo, hay genios que trabajan por mantener la vitalidad de ese sistema de transporte, menos caro y más robusto.

En los talleres “Jesús Suárez Gayol”, de este municipio, Alexánder Silva Diéguez es jefe del taller donde se reparan estos medios, pero a veces hay situaciones que necesitan ideas nuevas. Entonces la innovación salva al equipo, a la coyuntura y ahorra dinero al país.

Alexánder Silva Diéguez, jefe de taller. Fotos del autor.

“Las máquinas de nosotros tienen un tiempo de explotación de más de 40 años. Para que llegaran a donde están ha sido necesario aplicar muchas innovaciones. Por la parte mía tengo unas 20. También tenemos máquinas nuevas a las que ya hemos tenido que hacerles innovaciones, primero hubo que conversar con los rusos, porque esas locomotoras son de un programa de desarrollo con Rusia”.

Los talleres de locomotoras son grandes naves de planchas metálicas, zinc con varios departamentos, como el de maquinado, donde están los tornos y otros equipos afines. También está la parte de reparación de vagones, donde se presta servicio a las casillas de ferrocarril, ya sea para la transportación de caña u otras mercancías.

Pero en la nave de locomotoras es donde Alexánder se siente más cómodo.  Graduado de electricista y mantenimiento, lleva 32 años de labor entre colosos de hierro. Allí, las pesadas maquinas exigen de su imaginación y capacidad: “Mira, una de las roturas más frecuentes e importantes es la rajadura de tapas de cilindros o culatas. Ahí es donde golpea el pistón para hacer la combustión de la mezcla. Las máquinas traen un tanque de agua para refrescar el motor, cuando el agua se gasta y llega a un cierto nivel que afecta, existe un sistema que envía una señal lumínica al conductor, pero si este no la vé, porque la lámpara está fundida o por otra causa, y la locomotora sigue funcionando, se raja la tapa del cilindro y eso afecta a la máquina. ¿Qué yo hice? Cogí el termo relay de las viejas locomotoras y lo adapté para que realice otra función, en vez de enviar señal, deja libre la máquina y esta no camina, entonces el operador se ve en la necesidad de investigar qué sucede y completar la capacidad el tanque de agua para que el motor refresque según lo debido”.

Aquí la innovación de Alexánder

El termo relay de protección es un componente que en la actualidad está muy diversificado en los equipos electrodomésticos, ellos se disparan según las normas del fabricante y dejan que el equipo descanse. En las locomotoras rusas, el propósito es semejante. Al respecto, Alexánder explica que “el que traen ellas es un sistema de micro. Como estas máquinas tienen que abrir y cerrar mucho, se dilatan y se pegan afectando el circuito. Yo conversé con los especialistas rusos y propuse mi innovación, que era tomar el termo relay de las locomotoras antiguas y ellos lo aceptaron. El otro invento es en los compresores de las locomotoras, las bombas de los modernos giran en una dirección diferente a los de ahora, entonces hicimos un trabajo en los engranes para cambiar el sentido de giro según lo exigen estas máquinas”.

La genialidad exige concentración, generar nuevas ideas y abstraerse, hay quien mira por horas el infinito, otros solo miran para la pieza rota y algunos se van a retiro y cierran los ojos mientras el cerebro es un hervidero. En Alexánder hay un poco de todo, pero también está el trabajo en equipo. “Nos reunimos, hablamos, hacemos propuestas y escuchamos ideas. De ahí casi siempre sale alguna solución”.  

Alexánder ama su trabajo

Al preguntarle de dónde surgió ese amor por la mecánica, expresó: “Lo mío desde niño siempre fue desarmar, armar, buscar, romper juguetes. Ahora ello me permite encontrar soluciones”.

Banes muestra al Panchito como primera máquina con trayecto a través de caminos de hierro. Su registro es de 1888. Desde entonces a la fecha se ha adquirido mucha sabiduría que es aplicada sobre locomotoras y vagones.  Pese a los grandes avances y al Bloqueo, pese a la situación económica y a la cultura rusa en los ferrocarriles, el colectivo de los Talleres ferroviarios “Jesús Suárez Gayol”, conocidos como MINAZ en Banes, es tenido en cuenta en Rusia para mejorar la técnica.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Inventiva banense llegará por tren hasta Rusia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 2 =