Read Time:1 Minute, 40 Second

Dejamos atrás más de la primera mitad de un “año bisiesto”, meses sumamente anormales, un período que dejó marcas en todos, visibles o no, físicas o psíquicas, no importa, pero marcas al fin. Quizás algunos ni se hayan dado de cuenta, porque las estampas a veces son asintomáticas, al menos por un tiempo, luego podemos darnos cuenta qué no hicimos, qué nos faltó, a quién dejamos de ver o a dónde no pudimos ir.

Esas marcas son como el virus, una pandemia que no se ha ido. Anda por ahí, no sabemos dónde, está al acecho, en un paquete, una tos, un estornudo y hasta en una caricia. En Occidente regresaron a un período que ya pasamos y no nos gustó. El confinamiento no es fácil, ni agradable, aunque sí necesario. Podemos regresar a él. Entonces lo sentiríamos más pesado, más exigente y cansón. Mejor cuidarnos para no regresar a esa etapa.

Pero para disfrutar de lo que hoy tenemos, independientemente a todas las carencias y limitaciones, debemos protegernos y proteger al prójimo, esto es como un ciclo cerrado, casi un efecto dominó. No importa que solo uno cuide de sí mismo, si el otro no lo hace pasaremos más trabajo, tiempo y peligro. Aunque siempre es mejor tomar la iniciativa. Recordemos que, si nos llevamos por aquello de ojo por ojo, en un tiempo breve todos estaríamos ciegos. Tengo vecinos que no han guardado el nasobuco, gente que va a la bodega y a la casa del vecino protegiéndose, y eso es positivo.

La higiene grita otro tanto. Existen cadenas de posibilidades infecciosas. Creo que muchas personas olvidaron el hipoclorito, las soluciones con alcohol y hasta el agua y jabón. Si la entidad no la tiene, trate usted de llevarlas, el bien es de todos. La salud también. Aunque la suya sea suya, otro puede enfermarle, o viceversa. Decía el trágico comediante Esquilo que existía una ley natural que exige “sufrir para comprender”. Es mejor no llegar a ella.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Aprender por las buenas

  1. Podemos estar orgullosos de nuestros dos países. Ambos han sido proactivos en la lucha contra el virus Corona. En mi comunidad la gente usa los nasobuscos casi sin excepción. Vemos por el sufrimiento de nuestros vecinos lo que puede traer el no hacerlo. Ojalá no tengamos que sufrir nosotros mismos para mantener la viga y luchar contra el virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 1 =