Read Time:1 Minute, 58 Second

El buen trato, la decencia y la empatía deben ser cualidades humanas, son dudas. Pero no siempre es así. Hay desconocimiento, gente incompetente en algunos lugares. Malas caras, desinformación. Usted se presenta en un escenario y puede que nadie levante la cabeza. Buenos días contra silencio…

Cuando una persona, llena de problemas, asiste a una entidad, hay que atenderla correctamente. Recordemos que casi siempre quien asiste a un organismo con una queja, anda con la autoestima baja, con un pesado fardo de situaciones familiares y emotivas a cuestas.

El miembro del Buró Político y jefe de Gobierno de la República, Manuel Marrero Cruz, manifestó recientemente que “es un mandato constitucional el deber de atender al pueblo y ofrecerle respuesta oportuna a sus peticiones”. Agregaba que “hay que tener sensibilidad y humanismo para orientar y atender al pueblo del que somos parte. La atención a la población es el arte de escuchar, responder y solucionar”.

Las quejas y otras correspondencias de la población a los organismos deben servir para identificar los problemas, pero más aún para trabajar en la solución de ellos, yendo a la raíz de la situación y a las actitudes que lo están generando.

Marrero indicó lo imperioso de entrevistarse con quien interponga una queja, algo que no siempre se hace. Cuando el ciudadano no es correctamente atendido provoca desacuerdo, queda insatisfecho porque no se conversó con él y ni siquiera se le llamó.

Además de criticar las dilaciones, Marrero censuró el trabajo de ciertas comisiones que elaboran informes con respuestas que nada tienen que ver con la denuncia hecha y hasta declaran sin razón la queja de la población sin apenas haber investigado.

El funcionario que no atiende a la población, que no escucha a una persona hasta el final y que lo interrumpe y empieza a dar justificaciones, no es merecedor de la responsabilidad que tiene, afirmó el Primer Ministro.

El ciudadano tiene la razón hasta que se demuestre lo contrario. Los cuadros tienen que ponerse en el lugar del otro. Más adelante dijo que en la atención a la población hay que tener flexibilidad, y adaptar los sistemas de trabajo a las situaciones actuales, porque nuevos problemas requieren nuevas soluciones.

Hay que ser competentes donde se esté. Arriba, abajo o en otros planos. Son nuevos tiempos, aunque los problemas a veces sean los mismos.

 [ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − 5 =