Read Time:1 Minute, 27 Second

El coronavirus asusta a algunos, previene a otros, alerta a terceros y exige orden y disciplina. En nuestras calles es notable el incremento de los nasobucos, he visto a algunas personas con guantes y, sobre todo, se reducen las cubanísimas y variadas formas de saludo que van desde el efusivo abrazo y beso hasta el apretón de manos. Algunos lo hacen con el pie, otros desde lejos. Quizás sea molesto e inusual, pero ahora, en estas condiciones, resulta necesario.

Vi a un chofer de Transmetro limpiar los asideros de su ómnibus, por todas partes se incrementan los sitios para lavarse o desinfectarse las manos, y eso es tener percepción del riesgo, aunque hace falta aún más. Son momentos de rigor para no llegar a complejizarnos aún más. Son sacrificios que hay que hacer para ganar esta batalla.

Como dijera el presidente cubano, “no estamos en una burbuja, el coronavirus viene hacia nosotros a una velocidad exponencial. En cada lugar hay condiciones, pero con las medidas podemos cortar la extensión del virus. El aislamiento social es urgente. Hay que demostrar responsabilidad institucional, compromiso de la sociedad, de la familia y en lo personal”.

La inteligencia, hoy más que nunca, hay que desempolvarla y aplicarla. No son tiempos de equivocaciones de parte alguna, en ello nos puede ir la vida de alguien cercano, querido y de uno mismo.

El mundo, día a día, nos muestra la implacabilidad de un enemigo invisible. Como dijera un amigo extranjero: “Creía pertenecer a una generación que vivió feliz y en paz; sin embargo, vivimos una guerra de la que no sabemos cómo salir”.

¿La senda al éxito? Conciencia y acción. La suerte a veces, casi siempre, la ponemos nosotros. Aún estamos a tiempo.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Conciencia y acción vs. coronavirus

  1. Nos damos cuenta cada vez más de cuán pequeño y frágil es nuestro mundo. Quizás algo bueno saldrá de esto y todos podremos cooperar más plenamente contra los verdaderos enemigos de las personas, las enfermedades y las necesidades. Mantente a salvo y mantente bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro − dos =