Read Time:2 Minute, 3 Second

Banenses durante la covid. Fotos: Carlos Manuel Rojas Véliz.

Por lo general, los jóvenes gustan de hacer la historia, proponiéndoselo o de modo espontáneo. Cuando se tiene una corta edad, se goza concibiendo grandes actos, teniendo experiencias sublimes, viviendo momentos llenos de heroísmo. La juventud está amparada por la edad, el físico y la sed del conocimiento, casi todos quieren sacar sus propias experiencias, probar los sabores del universo y empezar a trazar la senda que es la vida con pasos propios.

Por su parte, los mayores gustan de contar la historia, ellos la hicieron, ellos que también fueron jóvenes. Pero con la entrada de los años, los ardores juveniles dan paso al sosiego, a la placidez de observar y pasear entre recuerdos y vivencias. Esto no quita que, aunque se peine canas, se siga formando parte de los ansiosos y del grupo de inconformes.

Cualquier edad es apta para crear, inventar y forjar. Con más o menos intensidad, con mayor o menor rapidez, pero siempre es posible aportar, aunque sea con un consejo. Solo que es vital que existan oídos receptivos y que los de corta edad no den la espalda a quienes acumulan más años y a quienes han recorrido un trayecto más extenso.

Banenses durante la covid. Fotos: Carlos Manuel Rojas Véliz.

Este virus nos tocó a todos, jóvenes y ancianos, a unos más de cerca que a otros, a unos con más intensidad y emociones que a otros, pero estuvo ahí. La covid-19 aún está y no sabemos dónde. Es terrible. Las secuelas del invisible son horrendas. Vivimos una etapa única para los cubanos, de por sí sanos y sociables.

Jóvenes y mayores tendremos para contar en un futuro cercano o distante sobre este virus que vino a romper las ideas de planes de crecimiento, de cambios monetarios y hasta de un incremento salarial. Pero lo haremos, narraremos las vivencias al igual que algunos narramos aquellos avatares de los años 90, las guerras más recientes y los diferentes momentos que nos han marcado en esta existencia.

No todo puede acontecer de acuerdo a nuestros planes. Los humanos debemos crecernos a las sorpresas y abrirnos a nuevas posibilidades de vida. Siempre es aconsejable evitar el dolor, pero cuando se presenta hay que sobrellevarlo, crecer con él y aprender, a través de su influjo, a ser más compasivos.

Quizás no podamos ser amados por todos, pero al menos tratemos de amar todo lo que podamos.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 2 =