Read Time:1 Minute, 43 Second

Existen duros refranes, traídos de generación en generación, sobre los derechos de la infancia a expresarse ante determinadas situaciones. Golpear con la mano abierta en los labios a los infantes fue, durante algún tiempo sin fecha, algo paralelo al cumplimiento del silencio. Los niños no tenían derecho a interrumpir a un mayor aunque pidiese permiso, desmentir a un adulto era algo que conllevaba a un castigo bárbaro.

¿Por qué negar la posibilidad de un pequeño a expresarse, a sumarse al diálogo y escuchar sus puntos de vistas? ¿Por qué pensar que está errado? Costoso error que imperó durante años. Al parecer, en el nuevo Código de las Familias, se quita la mordaza infantil.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su cuenta de Twitter, subrayó que “Los niños, niñas y adolescentes deben ser acompañados en el desarrollo de su personalidad por sus padres y madres en una relación armónica, en la que prevalezcan el respeto y el amor, ajenos a cualquier manifestación de violencia, ante lo cual el Código es intolerante”.

El nuevo Código de las Familias que será sometido a votación popular el próximo domingo 25 de septiembre muestra tres acápites específicos dedicados a la protección de los menores que regulan los derechos de estos en el ámbito familiar y se establece su interés superior como un principio que rige la norma.

La infancia debe crecer en un ambiente libre de violencia y a ser protegida contra todo tipo de discriminación, abuso, negligencia, perjuicio o explotación. Otro aspecto relevante de la nueva legislación es que prevé la autonomía progresiva de los menores de edad, lo cual les concede el derecho de ser escuchados y tenidos en cuenta en las decisiones que les competen, en correspondencia con su desarrollo sicológico y físico.

Los tiempos cambian, el desarrollo llega con el crecimiento físico-motor de las nuevas generaciones. Serán más competentes. A los mayores nos queda el deber y el derecho a conducir sus expresiones por el camino adecuado, sin maltratos, aportando y tomando. Es un proceso de comunicación, de amor y social.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + dieciseis =