Read Time:1 Minute, 41 Second

En la holgura económica de los años 80 del pasado siglo, en nuestro país había ofertas para satisfacer con holgura las necesidades básicas; igualmente, existían productos y servicios selectos y diferenciados e, incluso, algunas opciones muy especiales para determinados gustos.

Los había incluso más allá de nuestra cultura, y pongamos como ejemplo los vinos amargos y secos de antiguas Repúblicas Soviéticas, así como los abrigos para soportar fríos bajo cero. Todo ello alejado del consumismo.

Entonces existía la idea de obtener solo lo necesario acorde a las posibilidades económicas, sin dejar la opción del confort y la realización humana.

Por otro lado, y quizás de manera paralela, en el mundo vivía un desarrollo gigantesco del mercado con productos prácticamente desconocidos en la Cuba de Socialismo Europeo. Algunos de esos, como fruta prohibida, llamaban la atención.

Un ejemplo eran los chicles. Cuando jugaban las novenas de béisbol Cuba-USA veíamos a los peloteros norteños masticando incesantemente. Entonces algunos chicos se acercaban a los extranjeros esperanzados en obtener como obsequio una goma de mascar, algunos adultos que viajaban al exterior recibían encargos de muchachos: ¡Tráeme un chicle! Otro tanto sucedía con las manzanas, aunque esas sí podían ser adquiridas en la Capital Cubana o en Santiago de Cuba, segunda ciudad del país. Y sin embargo, no son esenciales para vivir.

Recuerdo una escena donde yo debía viajar a otro país por dos años y una señora, querida vecina, le obsequió a mi madre una cajita de chicles norteamericanos para cuando yo regresara. Los dio en un pomo para que me fueran guardados, los ofreció llorando porque quizás a mi regreso ya ella no estaría viva para dármelos. Para acabar esta vivencia personal, la salida fue postergada y pude satisfacer los deseos de la buena Encarnación Laffita. Así se llamaba aquella venerable mujer, a quien los muchachos del barrio llamábamos Cano.

Son ejemplos sencillos de cómo piensan las personas bajo determinadas circunstancias, hasta donde ejercen influencias los modos de vidas foráneos, las motivaciones y lo ausente.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 9 =