Read Time:2 Minute, 25 Second

Santiago Díaz Benítez nació y se crió en Santa Justa, pequeño asentamiento rural del municipio de Banes, en un ambiente natural, de montañas y malezas. Una geografía escondida de la modernidad, el desarrollo y las ciudades. Nunca pensó que representaría a Banes y a Cuba en el extranjero, pero lo hizo con dignidad y honor.

“Me gradué de maestro en el año 1977 y comencé a laborar en la zona de Los Ángeles en la enseñanza primaria, luego en 1981 me fui a Angola donde estuve hasta 1983 como educando en la provincia de Namibe, en el sur de ese país. Posteriormente, en el 2007, estuve representando a la educación cubana en Honduras como asesor del programa “Yo sí puedo” Fue un trabajo fuerte, de alrededor de dos años. Todo iba muy bien, con resultados, ya estábamos declarando a distintos municipios aptos para ser libres de analfabetismo cuando dieron el golpe de estado al presidente Zelaya, el 28 de junio de 2009, y tuvimos que regresar a Cuba”.

Actualmente, Santiago es el director de la Territorial Regino Guerrero, un grupo de escuelas diseminadas en las comunidades de la zona de Los Berros. Conversador, sencillo, una persona pura como sus raíces campesinas. “Chago”, como le dicen sus allegados, es un convencido de la importancia de la educación. Reconoce que esta puede ser un arma, una luz, por eso algunos le temen al ejemplo de nuestro país y que este sea llevado o aplicado en otros confines.

“Cuando ocurre el Golpe de Estado, la brigada médica quedó en Honduras, pero los trabajadores de Educación sí tuvimos que salir porque nuestro trabajo empezó a ser visto como que estábamos haciendo política, y no era así, nosotros solo estábamos llevando nuestros modestos esfuerzos, técnicas y conocimientos para tratar de que ese país saliera del estado educativo en que estaba sumergido. Pensábamos que regresaríamos, pero no, la colaboración en el campo de la enseñanza no ha sido retomada allí”.

El trabajo internacionalista cubano en diferentes esferas es denigrado por opositores, por algunos gobiernos y corrientes ultraderechistas, incluso en detrimento de sus pueblos. ¿Qué piensa Santiago al respecto?: “Es triste. Pienso que esas personas no saben reconocer el esfuerzo, el conocimiento y los logros de nuestro sistema educativo, incluso quienes obstaculizan las colaboraciones no interiorizan el por qué se hacen esas cosas, esa ayuda. Nos atacan cuando nosotros solo queremos llevar el bien por el mundo. Hoy está visto lo que hace el personal de la salud contra la covid, y pese a todo son criticadas por algunos, pero siempre habrá agradecidos y seguiremos adelante en este sentido. No nos pararemos.”

“En Honduras estábamos enseñándoles al pueblo a ver el mundo con otra óptica, a leer, a pensar, y eso parece que le molestó a la ultraderecha. Sobrevino el golpe de estado a Manuel Zelaya, pero el ejemplo quedó y alguna semilla debe hacer germinado”.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Del desierto a las selvas, siempre enseñando

  1. A very interesting life of service. It is too bad that many governments fear educating their people. They think that knowledge will cause the people to revolt. That is only if the government is not working in the interest of the people as it should.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 4 =