Read Time:2 Minute, 6 Second

Loma de la Yuca, en Banes. Fotos del autor.

Nunca he oído por qué La Loma de la Yuca ostenta tan singular nombre, tampoco imagino cuál es el gentilicio de quienes allí habitan: ¿lomayuquenses o lomayuqueros? Incluso, la comunidad en general denominada Los Berros también se las trae para el gentilicio de sus habitantes: ¿berrenses, berroenses, berreros…? Son giros llamativos de la geografía, del idioma y de la cultura.

El nombre de la elevación quizás provenga de lo difícil que es ablandar una yuca dura. Entonces subir aquel montículo pedregoso era más difícil que ahora, pues ha perdido inclinación y se tornó más larga. Vaya usted a saber cuántas versiones y leyendas existen alrededor de ese accidente geográfico banense.

De todas formas, hasta allá fui en el quehacer periodístico durante el coronavirus. En la misma cresta existen dos instituciones importantes para la comunidad: una es la farmacia 977 y la otra la Cooperativa de Créditos y Servicios “Walfrido Guerrero”. También desde allí se aprecia una vista natural impresionante por la variedad de matices.

En la farmacia trabaja Lisbet Escobar, quien realiza el trayecto desde la comunidad de Flores hasta la cúspide para despachar los medicamentos a los pacientes de varios asentamientos, pero que suben la loma en busca de la curación o el alivio de males y achaques. “La ayuda de la familia es fundamental para poder trabajar, porque tengo un niño pequeño. Ahora, en este tiempo, hay menos pacientes. Los vecinos son disciplinados y casi todos cumplen con las normas de protección”.

Lisbet Escobar, trabajadora de la farmacia 977

Allí mismo se incorporó al diálogo Mislaidis Ricardo, presidenta de la organización de base de la Cooperativa, quien afirmó: que cuentan con 98 asociados, de ellos 14 son mujeres. “Nos encontramos atendiendo los cultivos de ciclos cortos, como la yuca, el boniato y el maíz. Las tierras no son muy buenas, pero los campesinos se las ingenian para hacerlas producir. Hay buenos productores de ajo aquí en Los Berros, también en Santa Justa. Tenemos mango en la zona de Los Aguaceros. Sí, tenemos buenos productores”, me dice Misladis con orgullo. Tampoco al preguntarle sobre el nombre del lugar supieron el por qué.

Mislaidis Ricardo, presidenta de la organización de base de la cooperativa “Walfrido Guerrero”

Son historias de vidas lejanas de la ciudad y de los grandes conglomerados humanos, pero llamativas e interesantes, más aún cuando son hechas y contadas por personas sencillas que no gustan de la publicidad, pero que existen, son reales e importantes.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Dos historias en Loma de la Yuca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + diecisiete =