Read Time:3 Minute, 35 Second

Escribió alguien en la década de los 50 del pasado siglo XX que “los cubanos eran tan contradictorios que llamaban monstruos a las mujeres hermosas y bárbaros a los eruditos”. A ello yo sumo que a los genios también les llamamos “filtros”.

En esta ciudad de Banes, cuando usted necesita que le hagan un trabajo de mecánica o de tornería de pequeño formato, pero de alta precisión, los conocedores le dicen: “ve y habla con El Filtro”. Él es Juan Emilio Pérez Guerrero, quien inició vida laboral en los talleres ferroviarios del municipio Jesús Suárez Gayol.

A su casa fui una calurosa mañana para recoger este testimonio ejemplo de lo que puede aportar el trabajo, el interés por lo que se hace y, claro está, salpicándolo con inteligencia. Así inició: “Me bautizaron así porque yo me hice mis propias herramientas, de manera artesanal”. Y es que El Filtro se caracteriza por buscar soluciones allí donde otros no las encuentran o simplemente se dan por vencidos.

Ciertas habilidades pueden que tengan un componente genético; sin embargo, Juan Emilio reconoce haber aprendido su oficio de mecánico en su quehacer diario: “Entré a los talleres en el año 1964, como ayudante de mecánico de locomotoras. Luego pasé un curso de instrucción y me metí al mundo de la mecánica de locomotoras de vapor, me hice mecánico “A”. Trabajé durante 47 años”.

Juan Emilio ha trabajado como tornero durante más de 47 años. Fotos del autor.

El Filtro no malgasta las horas, el ocio para él es creatividad y arreglos, aunque a veces realice alguna que otra cola para comprar pollo o algún otro producto. “Cuando tengo mis tiempos libres hago mis boberías aquí en la casa, en mi cuartico. Cuando yo entré a los talleres siendo un muchachón el jefe de taller me dijo: mira pégate a aquel que está agachado allí, le dicen Baracoa, hazte su sombra y lo agradecerás. Así mismo fue: de aquel hombre, oriundo de Baracoa, aprendí buena parte de lo que sé, la otra parte la formé yo, me la dio la vida o al menos la oportunidad de aprender y desempeñarme”.

Manolo Peña es sinónimo de puntería para los banenses que saben de mecánica y peinan canas, es decir, era otro erudito en el universo de la creación y las soluciones. De él, Juan Emilio expresa: “Manolo me ayudó mucho también, ese era un genio de la mecánica y la exactitud. De ese modo fui aprendiendo poco a poco y adquirí habilidades y conocimientos, haciendo porque me gusta este mundo”.

No todo operario trabaja fino. Sin embargo, El filtro es casi un artista al que acuden ingenieros, técnicos, consultantes y gente que necesita de la mecánica. Al preguntarle otros detalles de su dominio, me respondió: “Eso también depende del respeto al cliente y a ti mismo, de la admiración que tú tengas por lo que haces, de los deseos de trabajar que uno tenga y del amor por lo que estás haciendo. Así, las cosas salen bien hechas y el cliente no se va disgustado”.

Entre las herramientas fabricadas por él hay “dados o tarrajas para realizar roscas exteriores, también hizo sus juegos de machos para igual propósito, pero en interiores de orificios”. Narra El Filtro que él desandaba los rastros de piezas abandonadas, desechadas. “Yo iba en busca de pedazos de ejes partidos, ejes antiguos de carros norteamericanos o soviéticos, eran aceros de muy alta calidad. Yo llevaba una lima en el bolsillo, si no entraba al hierro es que era un buen metal, la lima solo puede sacar brillo cuando el acero es de alta dureza. Aunque también yo les daba tratamiento a las piezas que así lo exigieran. Son técnicas que apenas se usan hoy, no abundan o no son dominadas correctamente”.

Más de media vida de Juan Emilio ha transcurrido frente a un torno como este.

Pero todos nos equivocamos alguna vez. ¿Qué hace Juan Emilio Pérez Guerrero ante tales casos? “Si eso sucede, busco alternativas, alguna solución para que la pieza quede bien”. Aunque reconoce que las equivocaciones no son frecuentes en él. Y remata: “eso te lo da el tiempo y el mismo trabajo”. ¿Recetas? “No te apures nunca en tu trabajo, busca la manera de encontrar soluciones y cuando no sepas, pregunta”.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + nueve =