Read Time:3 Minute, 44 Second

Me han pedido que escriba algo del Way de Banes. Técnicamente es una intersección de carreteras a cinco kilómetros antes de legar a Banes en forma de “Y” griega construidas por la United Fruit Company en la década de 1950, de ahí su nombre, Way, camino o carretera en inglés, que con el tiempo se fue cubanizando hasta llegar al Guay actual.

Para nosotros puede ser sinónimo de tres caminos. ¿Por qué su empleo lingüístico en esta parte de Cuba? Quizás lo impusieron los directivos de la Mamita Yunai en las relaciones económicas o con sus empleados. Quizás en la documentación oficial del central Boston y las áreas cañeras, líneas de ferrocarril y las grúas que rodeaban la zona.

Hoy tenemos el Way de la Carretera Nueva y el Guay Viejo. A los ómnibus locales les ponían en los años 80 Way en las pancartas como identificación de la ruta. Entonces el pasaje valía cinco centavos desde La Güira hasta el camino que formaba la bifurcación.

El original fue el Way Viejo, un enlace entre Banes, Tacajó y Guardalavaca. Había mucha caña de la familia Machín por ahí. Aún quedan plantaciones. Contaba Maximiliano Machín que una vez estuvieron excavando, cerca del río, si mal no recuerdo, tal vez en busca de petróleo. Me relataban que salía un fuerte surtidor de agua caliente de las entrañas de la tierra. Dicen que se obstruyó el orificio cuando manipulaban las llamadas camisas. Los chicos quedaron tristes. Era una nueva diversión para ellos, pero fue efímera.

Camino a Línea Nueva está el puente con una chorrera debajo, un escaso cauce de agua. Alguna vez una creciente formó una gran charca. Los bañistas se tiraban de las barandas del puente. Evidentemente eran aguas profundas. Cuando ocurrió la otra creciente, la naturaleza retomó lo que siempre fue.

Después del puente vivía el difunto Israel. La finca colindaba con el río. Había muchas piedras. El hombre encontró varias piezas de roca, indicios de pueblos originarios. Lo creo. Más arriba, llegando al Yatobá banense, también se han reportado hallazgos. También en Retrete, pero esas serán otras historias.

En la zona del Way vivió sus últimos años Polea, el cual, junto a Eudemio, hizo un legendario dúo conductor de rastras, pero sobre todo, famosos por sus travesuras y maldades.  

Cerca del Way está Tasajera, que aún no sé por qué ostenta ese nombre típico de platos antiguos, de cuando nuestros abuelos y bisabuelos, aunque cuentan que sí hubo una chacinera. También La Escondida, un callejón que hizo gala a su nombre, pero que ha crecido, y donde hay una escuela. Por él se llega a Esterito por dentro, como dicen algunos. También está el caserío de la Cooperativa, aunque esta se encuentra en la localidad de Flores.

El Tejar, que fue una mini industria famosa por la calidad de los ladrillos, con excelentes hornos, naves de fuertes estructuras metálicas, la tierra de altísima calidad para hacer la mezcla con solo estirar la mano. Pero se extinguió. ¡Qué lástima! Con la falta de materiales de la construcción existente. Alguna vez hubo enormes pancartas y trincheras.

Historias hay muchas alrededor de la zona, unas más creíbles que otras, pero que construyen el ideario popular. El rayo que mató al caballo de Alfredo “El Haitiano” con él encima, pero no era el último día del jinete. Cuentan que durante el “otro gobierno”, cuando Batista, allí existían puntos de ventas. Cuando pasaba la Guardia Rural la gente ponía pies en polvorosa antes de que los mandara a desaparecer. Dicen que en tales establecimientos, en el Banes de los años 50, el jefe de los guardias a veces le decía al vendedor: “dame un trago doble, un tabaco y ponle un peso al número que va a salir”. Ahí se iba una buena parte de las ganancias del día.

Allí, durante los duros años 90 del paso siglo XX, un vecino de Los Pasos se ponía a controlar los automóviles. El hombre tenía algún desequilibrio psíquico, vestía de inspector, llevaba una tablilla en la mano y los conductores se detenían. Todo un fiasco. Para el “inspector de tránsito” era un juego de muchachos.

Viajeros equivocados deben contarse por miles. Algunos, sin preguntar, toman el camino errado, accidentes también ha habido. No pocos.

Durante más de 100 años ha estado el Way. Una zona geográfica que en nuestro cubanismo idiomático le decimos Guay, aunque este último, para los más jóvenes, sea sinónimo de exclamación ante un asombro positivo.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

2 thoughts on “El Way de Banes

    1. Hola, busca en la página web de Radio Banes un trabajo titulado “Los Pasos sobre el río”. También te pueden interesar “Añoranzas y aventuras de San Blas”
      “Santa Justa en mi corazón”. “La herencia de mis abuelos” … Gracias por seguirnos y leernos. Cuidate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + quince =