Read Time:1 Minute, 52 Second

Mi padre siempre ha trabajado, es responsable, serio, cumplidor. Pocas veces podíamos estar en familia todos en la casa, pero había momentos. Lo recuerdo a veces metido en la cocina haciendo frituras con cebollas, turrones de coco, chicharrones o café. Este último le quedaba muy dulce. El viejo tiene ahora otras labores más duras en el campo. Por estar cosiendo una bota se atravesó un dedo con una aguja. Paró en el hospital. Pero sigue siendo el mismo. Nada le ha afectado, quizás un poco el paso del tiempo.

Creo que de él aprendí a no rehuirle a labores consideradas por algunos netamente femeninas. Cuando chico yo freía chicharritas, hacía el fufú y era experto en ensaladas, algo así como una repartición de tareas que hacía mami. Y no me sentí menos.

Hoy lo sigo haciendo, hay que repartir las tareas del hogar, sin machismo, con conciencia y amor. En un final, la casa es de todos, y el producto final también. A veces no cabemos en la cocina, aunque queramos. Penoso es cuando solo hay una persona, casi siempre la fémina, y el resto esperando, como pichones, con la boca abierta.

Alguna vez en la ciudad de Holguín iba en un ómnibus, éramos estudiantes. Había un hombre limpiando su casa, lo abuchearon, el pobre batió el trapeador. Travesuras o machismo de los jóvenes, complejo del dueño de la casa. ¿Por qué, si era suya?

Hay situaciones y situaciones. Mientras algunos seres ven novelas, juegan en el celular o dan a la lengua, otros sudan y toman el baño tarde. Injusto incluso en una sociedad patriarcal, que se cree culta y civilizada. Conozco ejemplos de otros países, cultos, de economía desarrollada, que no son machistas.

La vida nos depara sorpresas, prepararse para ella es de sabios. Aprender ayudando y tomando parte es genial. Hay quien lo hace a escondidas, tal vez existan complejos que avergüenzan. Sólo los buenos sentimientos pueden unirnos; el interés jamás ha forjado uniones duraderas.

Detrás de cada gran hombre existe una gran mujer, se dice habitualmente, sin reparar en el estereotipo machista que encierra.  Por supuesto que existe un viceversa, pero ¿y si ninguno de los dos necesitara al otro para ser grande…?

 [ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Ella, él, nosotros

  1. I liked your comment “Life holds surprises for us, preparing for it is wise.” Life is certainly providing us with surprises recently. Being true partners in life will make it easier for families to get through these difficult times. Hugs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − seis =