Read Time:1 Minute, 42 Second

El Bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de los Estados Unidos contra nuestro país es una realidad, aunque en ocasiones parezca una pesadilla. Viene siendo levantado alrededor nuestro hace más de 60 años por un imperio que supera en poderío a la antigua Roma, a la Rusia Zarista y a los imperios Otomano o Austrohúngaro combinados, por solo citar ejemplos.

Las administraciones norteamericanas han ido reforzando mandato tras mandato el muro con la sapiencia y empeño de un castor cuando construye un dique, solo que, a diferencia de estos inteligentes animales, quienes lo aplican parecieran no ser tan inteligentes, ni hacerlo por una cuestión de sobrevivencia.

El Bloqueo cuesta. Las pérdidas económicas son millonarias. Desde la Casa Blanca han sembrado temores por todo el mundo, por lo que hoy son pocos quienes se atreven a comprar, vender o a realizar préstamos a nuestro país.

Es cierto que los granjeros norteamericanos a veces obtienen permiso para vender productos a Cuba. Hay personas que mencionan los pollos con embalajes USA. Pero hay que pagar por adelantado y la transportación la ponen ellos, con el consabido cobro de fletes.

Asia nos vende arroz; Rusia y otros que no temen a represalias, acceden a intercambiar, pues total, la suerte está echada. Pero cuesta, y más caro. Nuestro mercado tradicional y natural fue Estados Unidos hasta la llegada de la URSS, pero luego de su desaparición no nos dejan adquirir casi nada, aunque a veces se burle el cerco.

Hay fuerzas externas que pujan por derrumbar el muro construido alrededor nuestro por una potencia más poderosa, o al menos hacer una brecha en él. La administración de Biden no ha cumplido con las expectativas creadas de este lado del cerco, aunque hasta ahora no parece tan perversa como la de Trump.

El bloqueo quizás no se rompa totalmente desde dentro, pero sí es posible resistirlo mejor liberando las fuerzas productivas y capacidades internas. Hay que organizar mejor, controlar también, y abrir la mentalidad. No solo es entender el cerco; hay que vencerlo.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Entender y vencer el cerco

  1. Si Covid 19 nos ha enseñado una cosa, es que nuestro mundo es tan pequeño e interconectado. Las quejas pasadas, ya sean reales o imaginarias, deben ser razonadas y olvidadas. Ojalá esté amaneciendo una era de cooperación con la lucha contra Covid, el calentamiento global, el radicalismo y otras catástrofes reales que son los verdaderos peligros para la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =