Read Time:2 Minute, 0 Second

Casi todos los pueblos tienen en su historia a personajes populares, seres que, por mucho, obraban diferente al resto. Unos con habilidades, otros con carencias de ellas. Otros con un comportamiento fuera de lo común. Y precisamente por eso marcaban pautas y dejaron huellas en la memoria. Ellos no acaban, siempre surge alguno nuevo, con un hacer y un pensar casi siempre más cercano a lo contemporáneo.

Banes tuvo entre los primeros de su historia a Sayo. Era capaz de irrumpir en una Asamblea del Poder Popular bien vestida, maquillada y con una flor en su cabello. Una delegada más. Estaba Chuchi, quien poseía un comportamiento entre lo cómico y el erotismo. A Chuchi lo visité en su hogar, en los edificios de la Planta Eléctrica. Tocó guitarra para nosotros, cantó, almorzó espaguetis en una fuente. Cuando acabó, se incorporó y llevó los utensilios domésticos para el fregadero, algo que no todos hacen.

En Los Pasos escuché parte de la historia de “Jorge Negrete”. Desconozco el origen del calificativo. No sé si por el color de la piel o por el artista u otra razón. El hombre gustaba de poner nombres principescos y sui géneris a las jóvenes del barrio: Manzana, Sinsonte, Gitana, Española y cuanto generara su imaginación acorde a las figuras y características de las chicas. Dicen que con respeto. Había un segundo personaje, “Bichito Peteta”. Vendía limones al precio de una moneda de 20 centavos.

También estaba Eladio, quien dicen comía alimentos dulces como si estuviese poseído por un poder divino. Pero esa será otra historia. Tengo los testimonios. Fueron recogidos una tarde de lluvia torrencial, rayos y truenos de nunca acabar allá por Poso Blanco. Lástima que falte la foto.

Todos son personajes épicos, legendarios, extravagantes para la mayoría. Cada barrio tiene su Caballero de París, solo que la prensa no los ensalzó como al de la Capital Cubana. Muchas veces la población, donde ellos se desarrollan, no los cuida y en ocasiones hasta los desprecia y maltratan.

Puede que para ellos los extraños sean los otros. El resto. Quizás la mayoría sea quien obre de modo anormal para la comprensión de su universo. Decía Cervantes que demasiada cordura puede ser la peor de las locuras. Ver la vida como es y no como debería de ser. Esas personas son la existencia exacta donde se mezclan la fantasía y la realidad.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 18 =