Read Time:2 Minute, 20 Second

Las flores han acompañado a los humanos creo que, desde la primera percepción artística, cuando distinguieron ese algo magnífico, al buscar o encontrar una referencia de lo hermoso.

Sin embargo, en el Banes actual no abundan los cultivadores de flores con fines comerciales. Es difícil encontrarlas para quien desee hacer una distinción a la novia, esposa o amiga. Ellas, que enaltecen y sirven para lucir, regalar o simplemente para perfeccionar la imagen del hogar y enternecer el alma.

Por la parte estatal, tales productos están más bien dirigidos a los servicios funerarios. Gabriel Guerrero, director de la Unidad Presupuestada de Comunales de este municipio, dice que “las producciones de flores se ven afectadas por la sequía y el control de plagas, el riego lo realizamos con una turbina doméstica que extrae agua de un río”. Así no pueden abundar las rosas.

Sin embargo, dos o tres veces a la semana un joven vende rosas, espigas de azucenas y otras variedades. Él es un mercader ambulante, que además oferta plantas ornamentales, tanto para interiores como exteriores. Daykel Leyva es su nombre y vive a la entrada de Los Haticos de Retrete. Es técnico agrónomo.

“Produzco y vendo flores y plantas ornamentales. En las flores ofrezco la modalidad de sencillas, en docenas, ramos, arreglos de diferentes tamaños y puchas de 20 y 25 flores. En las plantas vendo ejemplares para macetas y para jardín, y a los clientes que me compran les doy asesoría de cómo tratarlas, el ciclo de irrigación y otros aspectos para que desarrollen normalmente”.

Lejos de Banes, en Fray Benito, bien cerca de la logia masónica de aquella comunidad, un hombre llamado César cultiva especies dignas de admirar por su hermosura y por ser excepcionales. Cactus, orquídeas, helechos, enredaderas y otras viven en armonía. Buscadas, traídas, multiplicadas, pero están. Él muestra amor y adquiere sabiduría para imperar en la reproducción de algunas que apenas sabe cómo se reproducen, pero lo logra para bien de quienes aman ese universo denominado verde, pero que está conformado por una amplia gama de tonos y aromas.

César, “emperador” de las flores. Foto del autor.

En el para nosotros lejano frío Ontario, Canadá, Joe también ama a las flores y plantas, insuflándoles calor humano y cuidados casi extremos para que resistan las bajas temperaturas invernales. “Tengo ejemplares de casi todo el mundo, las protejo y les tengo una temperatura y humedad adecuadas”, expresó este buen hijo de la tierra de la hoja de arce, quien ganó un premio en su país por presentar una orquídea color chocolate.

Ojalá otras personas sigan la senda de Daykel, César y Joe, y en nuestro Banes conquisten con amor y cuidados el hábitat de las flores y las plantas afines. De seguro que muchas almas lo agradecerán.

Joe, otro apasionado floricultor.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Flores del alma

  1. Todos estos hombres tienen un vínculo en su amor para nutrir y cuidar algunas de las hermosas creaciones de la naturaleza. Cuando hablas con estos hombres, su entusiasmo es contagioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + once =