Read Time:2 Minute, 42 Second

Yaniel Díaz Díaz es un joven banense, profesor de Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas (IPVCE) “José Martí”, en la ciudad de Holguín. Allí, enseña Historia. En algún momento estudió la especialidad de cocina y la llegó a ejercer en uno de los mejores hoteles de la provincia de Holguín, pero las aulas ejercían mayor poder de atracción y a ellas regresó. 

Este joven banense es amante incondicional de la profesión y de la asignatura que hoy desarrolla de manera brillante, aunque justificadamente esté en un período en que no ejerce la docencia producto al cierre de los centros educacionales debido a la Covid-19.

Pero no por ello ser encuentra alejado de las ciencias y el análisis, “es difícil para mí, que vivía socializando y rodeado de estudiantes, pero bueno, esta etapa es de sistematización de ejercicios, de preparación de las pruebas de ingresos, pues tengo el reto de trabajar para los entrenamientos de esos exámenes, independientemente de la situación existente. Me encuentro viendo y grabando las teleclases, siempre en la casa y tomando todas las medidas de precaución, el aislamiento, atento a los partes e informaciones que se dan a través de los medios de comunicación. He diseñado en esta etapa la planificación de clases apoyándome en las teleclases, con vistas a la última etapa, para cuando se decida la reanudación del curso”.

La última novela cubana despertó pasiones, motivaciones e implantó retos para educadores, estudiantes y para la nación en general. La historia no es un elemento muerto, lejano y solo para unos pocos. ¿Cómo impactó en este joven profesor de esa asignatura el material audiovisual donde un educador rompió los cánones de que la historia era memorización y repetición fría de figuras y sucesos? “Yo no tenía el hábito de ver novelas, pero una vez que inició la misma los estudiantes comenzaron a dialogar al respecto y necesariamente tuve que ir a ella. Incluso, muchos me decían que yo me parecía al profesor de la novela por los métodos, manera, dinamismo y autenticidad de dar las clases. Y realmente trato de impartir la asignatura de historia no como algo mecánico y dogmático. Pienso que la historia hay que verla como una novela, pero con un guion exquisito, como cultura. La historia debe ser algo que se introduce debajo de epidermis y pasa al torrente sanguíneo, eso le inculco a mis alumnos en la vocacional. Esa novela despertó sentimientos hasta el punto que grabé los últimos capítulos, los cuales aún conservo. Son un material didáctico. Me veo reflejado en el profe Manuel en determinados momentos y en algunas cosas trato de imitarlo. Hoy en día, pararse delante de un aula a dar una clase de historia es un reto mayor”.

Yaniel Díaz es sencillo, analítico y callado cuando no es necesario hablar. Casi es de poco conversar en escenarios donde no le exigen sus puntos de vistas; sin embargo, su filosofía es clara como el camino que debe tener la historia, provenga de donde sea.“Pienso y digo que no importa en el mundo en que tú te desempeñes, pero donde lo hagas debes tratar de ser útil a la sociedad. La historia cada día seguirá creciendo, esa es su gran cuestión. Estudiarla es fundamental”.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 2 =