Read Time:1 Minute, 49 Second

Mi abuelo materno picó caña, a mano, manos callosas y rudas, miembros muy alejados de su carácter católico, pausado y flemático. Entonces corría la década de 1970. Los inviernos eran más fríos que ahora y había que levantarse de madrugada para comenzar el corte antes de que saliera el sol y así aprovechar más la jornada. Si el frío era seco mejor, decían y está demostrado que con estas condiciones la caña alcanza mayor densidad en los azúcares.

José Guerrero, mi abuelo, regresaba al anochecer, cansado, y al otro día una nueva jornada, igual que la anterior. Enfundarse de madrugada en aquellas ropas que no se lavaban a diario, polainas y guantes fríos, llenos de espinitas no debió ser nada agradable, pero tenía la responsabilidad de mantener una familia. El hogar llamaba antes que el viejo reloj Slava made in USSR.

Aparejar a Gregorio, su viejo caballo, tan noble como él, desayunar, pertrecharse del almuerzo y de alguna merienda eran parte de la rutina matinal, luego a cortar con la Guámpara (especie de machete recortado y de hoja ancha con más peso del habitual para facilitar el corte del tallo). En ese ajetreo se extenuaba.

Así fueron por años las zafras azucareras en Cuba hasta la llegada de las combinadas y humanizaron los cortes y, por ende, incrementó el abasto de caña a las industrias. Hace años leí que los cortes manuales se eliminaban y que la tarea sería toda mecanizada.

En Banes, los cortes de la contienda azucarera cubana ya iniciaron. Desde estos campos, ocho unidades productoras asegurarán cerca del 70 por ciento de la caña que exigirá el central “Fernando de Dios”, de Tacajó, en el vecino municipio de Báguano, para la venidera contienda azucarera.

El ingenio tiene previsto fabricar más de 28 mil toneladas de azúcar. En ello va una cultura iniciada muchos años atrás y que aún persiste pese a los cambios de la tecnología y a la humanización de una tarea que en nuestro país inició en los trapiches, a fuerza de latigazos en las negras espaldas de los esclavos traídos de África, pero que terminó convirtiéndose en mucho más que una simple actividad económica.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 16 =