Read Time:1 Minute, 52 Second

En la provincia de Namibe, en el sur de Angola, vi una vez a una niña sujeta por mujeres a la que le hacían algo en sus genitales, los gritos eran desgarradores y quienes le rodeaban se comportaban de manera normal. Con el tiempo deduje que la pequeña estaba siendo mutilada genitalmente. Y aunque en febrero existe un Día Mundial contra la mutilación genital femenina, la Organización Mundial de la Salud advierte contra esa extendida práctica.

Además del trauma psíquico, las afectadas pierden casi toda la sensibilidad y les es casi imposible llegar al orgasmo; por otro lado, hay féminas que mueren desangradas o por infección en las jornadas siguientes al hecho, el cual, por lo general, es ejecutado rudimentariamente por curanderas o mujeres mayores quienes emplean vidrios, cuchillos o cuchillas de afeitar sin esterilizar. Tampoco los cortes se realizan con algún tipo de anestesia.

Conocida también como “ablación sexual”, esta práctica comprende la mutilación de los genitales externos femeninos para que esta no sienta placer sexual y como método para llegar al matrimonio con la virginidad inmaculada, asegurando los padres que la chica sea aceptada por el esposo. Otros propósitos son fortalecer la fidelidad de mujer y que los hijos sean solamente del marido.

Según la OMS, cada año “cerca de tres millones de niñas son sometidas a la extirpación de su clítoris o, en el peor de sus casos, también de sus labios genitales mayores y menores”. Las organizaciones humanitarias denuncian que la mutilación genital femenina es habitual en 28 países africanos y algunas regiones asiáticas. En nuestro continente se han denunciado prácticas en tribus colombianas.

Credos, culturas, tradiciones, discriminación sexual y social son argumentos que sirven de escudo o motivación a ejecutar prácticas tan bárbaras, pues las religiones no lo establecen.

La mutilación es un recordatorio de tiempos pretéritos de la supuesta inferioridad femenina ante el “sexo fuerte”, es afianzar la idea de no tener derecho a la realización física y espiritual. En Cuba, tales prácticas no se permiten. Buscando datos sobre el tema encontré esta frase ideal para reconocer el status de nuestras mujeres: “La libertad, el amor y la salud son como el agua, que no se siente su necesidad hasta que empieza a faltar”.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Pesadilla en la almohada de los sueños

  1. Una práctica increíblemente bárbara y cruel. Lo que es aún más increíble es que se lleva a cabo con el consentimiento y la participación de los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 2 =