Por las sendas del futuro

0 0
Read Time:2 Minute, 17 Second

Lo primero que me llamó la atención al acercarme a la escuela primaria «Frank País García» fue el silencio que emanaba de sus locales. Increíble, pero cierto, que un plantel donde cursan estudios chiquillos de primero a sexto grado no estuviera inundado de algarabía, máxime cuando estaban inmersos en la Jornada del Educador.

Estoica al paso del tiempo, bonita, diferente a otras arquitecturas y amplia, la escuela. Un patio central, grandes pasillos, señal de alerta de posible caída por la existencia de escaleras. Detalle:
estaban los padres. «Mis hijos aquí están bien, seguros y aprenden. Tienen profesores maravillosos», me señaló una progenitora. Mientras que otra me dijo que ella era del campo y que no sabía hablar. Respeté su decisión. Otra me inundó de beneplácito y agradecimientos por el centro, «…por lo bien que avanzan los chicos y la calidad de la enseñanza». Se preparaban para las fotos del día, era fiesta.

Ira Hidalgo Ricardo es la directora allí: «Tenemos una matrícula de 95 estudiantes y un anexo de 8, tenemos 100 porciento de promoción y una calidad del 97, 5 porciento, solamente con 2 estudiantes evaluados de regular. Se trabaja según lo establecido en el perfeccionamiento. Iniciamos el curso con la plantilla completa, lo cual se mantiene».

Ira Hidalgo Ricardo. Fotos del autor.

Yamaisi Ayuso es la coordinadora general. Diáfana y con futuro marcado para bien. «Trabajamos con las diferentes actividades metodológicas para elevar el aprendizaje y la calidad de la clase, para que sea desarrolladora. También damos seguimiento a quienes están evaluados de regular, desde el puesto de dirección y las estrategias de aprendizaje. Tenemos el reto de culminar el curso sin estudiantes evaluados de regular. Me siento orgullosa cada vez que un niño avanza, pero también con nuestros trabajadores que se sienten bien en la institución. Nos sentimos orgullosos cuando nos encontramos con alumnos que ya están en otras escuelas y que fueron de esta y cuando nos ven en la calle nos saludan con amor».

Los alumnos ofrecen la última palabra, es el cuño, el sello de cuanto se logra allí. Daniela Paola Lopetey Batista se siente feliz. «Estoy aquí desde preescolar, los profesores me tratan muy bien y lo que aprendo es algo que me llevaré para toda la vida, pienso estudiar a lo mejor medicina, estoy en quinto grado».

Como Daniela, hay otras y otros cuyos rostros dejaban entrever cuán feliz se puede ser cuando se tienen convicciones de lo bueno de un lugar. En el reparto Mariana Grajales, la escuela «Frank País García» desafía el tiempo y las cifras de egresados, que es alta y quizás no se tenga, pero en las memorias de uno de ellos está el recuerdo de allí. Correrías de niños y sendas futuras.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Banes Destacado