Read Time:52 Second

Ella a veces no habla, se muestra insensible a sus caricias y cuidados. Casi tosca, casi bruta, infértil porque se niega a procrear…  pero él de todas formas la ama.

Y en un amor sin metas la sigue, le conoce cada secreto, cada parte húmeda donde tocar, las curvas y pronunciaciones del cuerpo, la mira a la luz de la luna con una poesía especial, espera que el alba le ilumine el rostro como esperando una sonrisa.

Y un buen día acaba la calma, él la marca, la recorre palmo a palmo hasta que llega el fluido sagrado, como de los dioses. Coloca el gen, pasa el tiempo, y nacen las nuevas vidas, entonces aparece una nueva imagen, fértil, sonriente y acogedora.

Es el amor que también surge entre el campesino y su eterna compañera: la tierra, madre de sus desdichas y alegrías, esposa que exige paciencia, cuidados y amor, mucho amor, porque al igual que entre el hombre y la mujer, sin ella no habría vida.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − uno =