Read Time:2 Minute, 11 Second

Mercedes Calzadilla Betancourt es una mujer diferente. Suele ser conversadora, puede criticar, alabar y no creo que tema hacerlo. Sus razones tendrá. Trabaja en el peligro, es auxiliar de limpieza en el Hospital Clínico Quirúrgico Carlos Font Pupo del municipio de Banes. De vez en vez viajamos juntos. Entonces la estadía en la parada no resulta monótona.

Mercedes posee un verbo rápido, a veces atropellador de palabras, pero audible, es fácil de entender. En apariencia casi siempre anda apurada. Suele ser bondadosa, solidaria y humana con vecinos y familiares. Siente las desgracias y alegrías de los demás, ya sea por hospitalizaciones, intervenciones quirúrgicas, decesos o situaciones de alegría. Asume cuando es necesario el trabajo de correo, mandadera y traer y llevar información al hospital o traerla sobre el estado de pacientes del barrio allí ingresados.

Vive al lado del río de Los Pasos, en la comunidad de igual nombre. Pero casi nada de esto influyó para accionar la chispa que lleva siempre encendida.
“Yo veo la situación que existe en el hospital, la situación del país, que la cosa está mala. Yo estaba aislada en la casa por la covid, sospechosa, y me dije que cuando saliera del aislamiento iba a hacer una colecta en el barrio para donarla al hospital.”

“Fui casa por casa. Nadie se negó. Me dieron jabones, cepillos de dientes, pasta dental, máquinas de afeitar, champú, lapicero, nasobucos. All final llevé 110 jabones de baño, 11 de lavar, alrededor de 14 nasobucos, cuatro tubos de pasta de diente, tres máquinas de afeitar, cinco cepillos, ocho lapiceros, una caja de presillitas. Bueno, se quedaron encantados en el hospital por lo que hice. Eso fue idea mía”.

Son acciones de reconocimiento y ternura, es una manera de tomar parte en la lucha contra la covid, como si limpiar en un hospital lleno de personas infectadas no fuera suficiente. Sin ser una líder comunitaria elegida, convocó a su manera a los vecinos de Los Pasos para apoyar a quienes casi viven en Zona Roja.

“Tengo más en mente, quiero mandar a hacer unos trapeadores y unas escobas para entregar al hospital. Me dio esa idea y ya hablé con mi sobrino, que hace escobas, para donarlas al hospital donde trabajo”.

La acción de Mercedes no es un grano de arena, tampoco una gota de agua, son maneras de romper la rutina, para bien; es una vía para quienes quieran agradecer a los que están casi ocultos en el salvamento. Mercedes aportó otro eslabón al trabajo diario que desempeña en el clínico quirúrgico banense. Su cadena de buenas acciones sigue creciendo.

(Por Orestes Díaz Guerrero)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “Una buena vecina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + 14 =