Read Time:2 Minute, 59 Second

Zona en cuarentena de la ciudad de Banes. Foto: Carlos Manuel Rojas Véliz.

El poblado de Retrete quizás sea único con ese nombre en el planeta. Ya digo: quizás. La gente menciona el nombre, el lugar, hace referencia y por costumbre ya nadie se fija en el origen del término. Pero los retretenses, imagino que ese sea su gentilicio, viven orgullosos de ser de allí. Un pequeño valle rodeado de elevaciones con un microclima ideal para el cultivo del ajo y otras especies, en algunas zonas se cultiva café y cacao, aunque en pequeñas escalas.

Secundaria básica, escuelas primarias, una curva prodigiosa y un bar-restaurante: tienen una infraestructura cercana a lo citadino, pero sobre todo ese sentimiento lo llevan dentro, con orgullo, es auténtico. En las documentaciones oficiales hay un Retrete y un Retrete Abajo. Al parecer, se tuvo cuenta el descenso de la carretera.

En todos hay Consultorios del médico y la enfermera de la familia. Esta vez visité el número 25, que está ubicado en la parte más empinada de esta geografía. Allí labora el doctor Yadián Jiménez Batista, quien recuerda cuando inició la preparación comunitaria para que la población conociera más sobre la pandemia, algo que algunos en un primer momento vieron como lejana o algo pasajero. “Realizamos en el consultorio alrededor de cinco Barrios Debates con el apoyo siempre de nuestro grupo comunitario y la enfermera del consultorio. Ya en la segunda etapa, cuando iniciamos con las pesquisas, se incorporaron los estudiantes de medicina, muy importante para esta gran labor que estamos desarrollando en estos momentos. En total son cuatro estudiantes que nos apoyan en las pesquisas por las mañanas y nos informan de la situación en la comunidad. Nosotros entonces realizamos las visitas por las tardes definiendo las conductas a tomar, cómo sería realizar ingresos domiciliarios, transportarlos al hospital o simplemente ponerle el tratamiento médico”.

Círculo social de Retrete. Foto tomada de Internet.

La disciplina en tiempos de la covid es fundamental, el doctor Yadián así lo deja entrever: “Exigimos el lavado periódico de las manos, así como el uso del nasobuco, al consultorio no puede entrar nadie sin lavarse las manos ni sin nasobuco, hay muchos casos positivos que son asintomáticos, simplemente las personas andan por la calle y no se sabe si son portadores del virus o no. Por eso también realizamos el estudio epidemiológico, si tuviésemos algún viajero o algún sospechoso”.

El curso de la vida sigue pese a la amenaza de la covid. En Retrete, las consultas a embarazadas y lactantes se mantienen de manera rutinaria, pese al nuevo frente abierto por la pandemia. También existen otros elementos que no se pueden descuidar: “Tenemos un esquizofrénico, pero que no anda deambulando en la calle, su familia nos ha ayudado y está en casa. También tenemos un alcohólico importante, que con la ayuda del grupo comunitario hemos logrado que no ande deambulando y sin nasobuco. En un principio no había conciencia por parte de la juventud, podía ver a los jóvenes en la calle, haciendo colas, sentados en grupos debajo de un árbol tomando fresco, pero a medida que han pasado los días han tomado conciencia por el trabajo de los medios audiovisuales, la radio y por nuestro propio trabajo”.

Estar en casa es una opción sana de salvarse y de salvar a los demás, no exige esfuerzos, solo paciencia y el descubrimiento de espacios y tiempos que están al alcance de nuestras manos. Ya vendrán otros momentos, pero primero debemos salir de este que es bastante difícil. En Retrete lo han interiorizado.

[ABTM id=2483]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 5 =