Read Time:1 Minute, 59 Second

Palabras de apertura de la XXI edición del Coloquio de periodismo “Cristina Aguilera Atencio” in memoriam.

Estimados colegas e invitados:

Cada Coloquio de Periodismo parece una montaña de nieves perpetuas, desde cuya cima, Tina nos reta a escalarla. Es bueno recordar eso cuando el cansancio del diarismo, o la falta de oxígeno de la carencia de recursos y presupuestos , nos hagan pensar en abandonar el empeño de coronar la cima donde esperamos encontrar lo que la Decana del Periodismo en Banes parece indicarnos, como la cruz en un mapa.

Después de este año bisiesto que aún no finaliza, pensar en algo más que la simple supervivencia, ese vivir para contarlo innato en el ser humano, parece superficial, pero aquí estamos, cumpliendo con los protocolos de salud, para contarnos, alrededor de esta hoguera de ideas, cómo hicimos posible que informar y salvar fueran sinónimos.

Por eso estamos aquí, no celebrando el final de una batalla, sino el triunfo en un primer combate, en el cual, y que nadie lo dude, hicimos historia con nuestra labor, afilando nuestro conocimiento periodístico, sin dudas nuestra mejor arma, con esa lima inagotable que es la superación profesional.

También, por estas mismas circunstancias especiales, este año hemos decidido no tener segmento competitivo, porque consideramos que lo importante no es decidir qué fue lo mejor que se hizo, porque lo verdaderamente importante fue que algo se hizo, sin excepción. Para validar esta idea, nos proponemos relatar la experiencia individual de cada periodista, esa que significó dejar la seguridad del hogar (nunca mejor utilizada esta expresión) y la compañía de nuestros seres queridos, imprescindibles en momentos como los vividos, para cumplir con nuestro deber de mantener informada a nuestra población banense, y bastante más allá.

Logo de la emisora Radio Banes

La aparente sencillez de este Coloquio no nos debe confundir. Ya vendrán nuevos días de sol más radiante, donde el humo blanco de las imaginarias chimeneas de Radio Banes sirva de faro para traer hasta nuestros predios a colegas de otras emisoras. Hasta entonces, guardémoslo en nuestros corazones, con el permiso de J.K. Rawling, como horrocruxes blancos.

Quizás entonces podamos comenzar a darnos cuenta que desde la cima de la Montaña del Deber, Cristina Aguilera Atencio nos ha dejado un mensaje escrito en una pared de piedra, y que sólo llegando hasta la cúspide podremos descifrarlo.

Muchas gracias.

[ABTM id=2191]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − trece =