Read Time:2 Minute, 13 Second

Distancia no quiere decir olvido; ni aislamiento, soledad. Bien lo sabe el joven doctor banense Luis Carlos Fernández Marrero. Su rostro denota juventud, pues no rebasa los 35 años; y sin embargo, está allí, donde ahora es más útil, enfrentando en primera línea la mortal pandemia que hoy afecta al mundo. El motel “Oasis”, de la ciudad de Banes, seleccionado como el mejor centro de aislamiento de la provincia de Holguín en la primera etapa, es la trinchera de quien hoy asume esta cruzada contra la covid-19 como suya. 

Luis Carlos refiere que este trabajo “demanda de muchas horas en las que tenemos que estar concentrados, pues tenemos varios pacientes con patologías de base que constituyen morbilidades importantes ante la covid-19, como la hipertensión arterial y la diabetes mellitus. En este momento también tenemos pacientes de diferentes grupos etarios y muchos de ellos sobrepasan los 60 años; con ellos tenemos una especial atención. Todos presentan buen estado de salud”.

El joven doctor banense Luis Carlos Fernández Marrero. Foto: cortesía del entrevistado.

El aislamiento también necesita de la sensibilidad humana de quienes dedican sus jornadas a salvar, dice este joven doctor. “Nosotros debemos brindarle no solo los cuidados establecidos por los protocolos de salud a estos pacientes, sino también apoyo psicológico, pues ellos están pasando por una situación que provoca ansiedad y estrés al no saber aún si pueden tener o no la enfermedad, y esa manera de aliviarlos con palabras de cariño es importante porque denota el humanismo de la medicina cubana, aún cuando se esté en nuestro mismo territorio”.

El descanso no es aliado de quienes desde se encargan de la salud de los pacientes ingresados por ser contactos sospechosos de alto riesgo. “Las horas de sueño son muy cortas, pues en ocasiones atendemos a los pacientes en la madrugada, cuando son remitidos de otros Centros de Aislamiento. Entre los pacientes tenemos una bebé de pocas semanas de nacida, y la atención con ella es especializada porque con su edad no puede decirnos qué siente. Tenemos el apoyo de los especialistas en neonatología, que todos los días pasan visita a esta niña. Trabajar en Zona Roja demanda de mucha responsabilidad y esfuerzo porque estas personas necesitan de nuestra solidaridad, comprensión y amor”.

Lograr la victoria en esta batalla por la vida necesita de muchas estrategias que demandan la preparación de nuestro personal de salud, así como la sensibilidad humana de cada trabajador de apoyo y también del asilamiento como una de las acciones fundamentales para lograr la contención de esta enfermedad en nuestro territorio, que en los últimos días ha presentado un ascenso en los casos confirmados.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + dieciocho =